España

Ciudadanos no impondrá a sus diputados una dedicación "exclusiva" en el Congreso

El reglamento que acaba de aprobar la formación de Albert Rivera no fija ninguna cláusula de exclusividad. El partido naranja se remite aquí al Estatuto de los diputados de la Cámara baja. No obstante, subraya que sus 40 representantes deben ocuparse de la actividad parlamentaria a tiempo "completo".

Rivera, durante la primera reunión de Ciudadanos en el Congreso.
Rivera, durante la primera reunión de Ciudadanos en el Congreso. Efe

El nuevo grupo parlamentario de Ciudadanos en la Cámara baja, compuesto de 40 representantes, se regirá por las normas ya marcadas en el Estatuto de los diputados del Congreso en lo referente a las incompatibilidades. No habrá aquí gran novedad al respecto, como se desprende del reglamento interno que la Ejecutiva de Albert Rivera aprobó el pasado lunes. De este modo, el texto no habla de "dedicación exclusiva", extremo que sí aparece, por ejemplo, en el documento que el equipo negociador de Pedro Sánchez ha remitido al partido naranja. 

No obstante, desde Ciudadanos, que presentó ayer dicho reglamento, subrayan que el trabajo de un parlamentario naranja es el de "ser diputado y no otras cosas", responsabilidad de la que debe ocuparse a tiempo "completo". Cuestión aparte, sostienen, es que cada uno pueda aprovechar sus horas libres para colaboraciones con medios de comunicación o impartir clases y conferencias en la universidad. Estas actividades extraparlamentarias que hasta ahora cuentan con el aval del Congreso quedan fuera de esas "tareas de representación política" que concibe el PSOE para limitar la dedicación del diputado. De ahí que Sánchez y su equipo se inclinen por una exclusividad.

El equipo de Pedro Sánchez quiere los diputados sólo perciban retribuciones por la "representación parlamentaria"

En concreto, el Programa para un Gobierno reformista y progresista elaborado por Ferraz aboga, dentro del apartado de "registro de intereses", por "establecer la dedicación exclusiva de los diputados y senadores, que sólo podrán percibir retribuciones que se le otorgan por ejercer la representación parlamentaria". Con esta fórmula en la mano, 86 parlamentarios de la anterior legislatura, es decir, una cuarta parte de los 350 que integraban el Congreso, tendrían que haber renunciado al ejercicio de las actividades privadas declaradas. En la legislatura que acaba de empezar, todavía está pendiente el acuerdo definitivo del Pleno sobre la compatibilidad de las actividades de sus señorías "de conformidad con lo dispuesto en el artículo 19 del Reglamento del Congreso".

La Ley Orgánica de Régimen Electoral General (Loreg) establece que los diputados lo serán "en régimen de dedicación absoluta" y que "su tarea será incompatible con el desempeño, por sí o mediante sustitución, de cualquier otro puesto, profesión o actividad, públicos o privados, por cuenta propia o ajena, retribuidos mediante sueldo, salario, arancel, honorarios o cualquier otra forma". Sin embargo, la palabra "absoluta" ha dejado de tener eficacia por cuanto la Comisión del Estatuto del Diputado concede excepciones, que se han instaurado como norma general (véase los famosos casos de los exparlamentarios populares Pedro Gómez de la Serna o Vicente Martínez Pujalte).

Así, la Comisión del Estatuto de los Diputados -y esto es lo que quiere revisar Sánchez- suele aceptar como "excepciones legales" las peticiones de "parlamentarios que reúnan la condición de profesores universitarios", los cuales podrán "colaborar, en el seno de la propia universidad, en actividades de docencia o investigación de carácter extraordinario"; la "mera administración del patrimonio personal o familiar" (en su mayoría negocios particulares como despachos de abogacía) y "la producción y creación literaria, científica, artística o técnica, así como las publicaciones derivadas de ellas".

Multas de hasta 900 euros por ausentarse

No obstante, el reglamento interno que ha aprobado Ciudadanos, y que también servirá para sus representantes en el Senado, parlamentos autonómicos y grupos municipales, incorpora drásticas sanciones para quienes no cumplan con esa dedicación "completa". Así, el texto, por ejemplo, fija multas de hasta 900 euros para aquellos que cometan infracciones muy graves como la no asistencia y votación a plenos y comisiones. Lo mismo aguardará a los diputados naranjas que rompan la disciplina de voto o insulten en público a un compañero de su grupo.

Además, el citado reglamento prevé una evaluación anual del trabajo de los 40 parlamentarios de C's a fin de que la dirección naranja pueda medir el cumplimiento de los objetivos fijados. Ello permitirá también que la sociedad pueda saber "qué cosas ha hecho cada uno". Con todo, el texto todavía está abierto a posibles modificaciones, afirman desde la formación de Rivera. ¿Será una de ellas, si hay pacto PSOE-C's, la fijación de la dedicación "exclusiva" obligatoria?

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba