El conseller de Interior, Felip Puig, ha asegurado hoy que la delegación del Gobierno en Cataluña actuó de forma partidista al evaluar en 65.000 personas las que asistieron ayer, 12 de octubre, en Barcelona, a la manifestación en favor de la unidad de España.

Puig, en declaraciones a Catalunya Radio, considera que es normal que los organizadores de protestas den cifren elevadas, en concreto 100.000 con respecto a la manifestación de ayer en la capital catalana. Puig ha puntualizado que lo que no es normal es que el Gobierno dé esas cifras y ha expresado su confianza en los datos de la Guardia Urbana de Barcelona que estimó que a la concentración asistieron unas seis mil personas.

Sobre la conversación entre el rey y el presidente del Gobierno durante los actos con motivo del Día de la Hispanidad, el conseller de Interior se ha limitado a comentar que tal vez ha sido un intento del Rey de rectificar cuando hablo de "quimeras", en la carta que publico en su página web y alertaba contra quienes en España alientan "disensiones", "persiguen quimeras" y ahondan en heridas