LOS SECRETOS DEL SUMARIO

Tan Hian Yew George, el testaferro más exótico de Marjaliza en la trama Púnica

Este ciudadano de Singapur figura como el administrador único de la empresa creada por David Marjaliza en la ciudad estado asiática para blanquear 4,2 millones de euros con una falsa operación de compraventa de obras de arte. Su nombre se repite en decenas de compañías de aquel continente pese a ser un simple empleado de una gestoría.

Esquema del entramado societario de David Marjaliza incorporado al sumario de Púnica.
Esquema del entramado societario de David Marjaliza incorporado al sumario de Púnica. VOZPÓPULI

El complejo y voluminoso entramado societario de David Marjaliza, socio de Francisco Granados y presunto cabecilla de la red Púnica, requería de una amplia 'plantilla' de personas dispuestas a ejercer el papel de testaferros para que el nombre del constructor no apareciera en las mismas. Familiares, amigos y empleados sazonan los órganos de dirección de mercantiles en las que, realmente, era Marjaliza el que tomaba las decisiones. Sin embargo, entre todos esos nombres, la mayoría de los cuales se encuentran imputados en la causa que instruye el juez Eloy Velasco, hay un nombre que llama la atención por su exotismo. Se trata de Tan Hian Yew George, un ciudadano de Singapur que figuraba como administrador único de Millenia Trading Pte Ltd, la empresa que Marjaliza creó en 2013 en la ciudad estado asiática con el único objetivo de blanquear aquel año 4,2 millones de euros en una falsa operación de compraventa de obras de arte.

Marjaliza puso a nombre de este ciudadano de Singapur la cuenta en el Standard Chartered Bank desde la que se 'blanquearon' con la venta de arte 4,2 millones de euros

Tan Hian Yew George no es, ni siquiera, empresario, sino el simple empleado de una multinacional asiática llamada Tricor que se encarga de crear y gestionar empresas en una veintena de países de este rincón del mapa, según han señalado en sus declaraciones ante el juez Eloy Velasco tres empresarios españoles afincados en Singapur que se encuentran encausados también por su presunta participación en la rocambolesca operación de lavado de fondos que incluyó la falsa transacción de 18 cuadros, cinco fotografías, cuatro esculturas y 185 plumas estilográficas de coleccionista. Estos tres, los hermanos Francisco Javier y Miguel Ángel Díaz, y su socio José Ramón Carabante, propietarios de la empresa CDD Investment, coincidieron en asegurar al magistrado durante el interrogatorio al que éste y las fiscales Anticorrupción les sometieron el pasado mes de abril que Tan Hian Yew George fue elegido por la gestoría de Singapur donde trabajaba para que figurase como "director" (administrador) de la compañía creada para Marjaliza, así como titular de la cuenta abierta en un banco local, el Standard Chartered Bank, por la que pasaron los millones de euros blanqueados.

También el abogado Roberto de Francisco Garrido, el asesor fiscal que participó en la operación, habló de este ciudadano de Singapur ante la Guardia Civil. Interrogado por los agentes sobre cuál era el papel de Tan Hian Yew George en la sociedad y quién les había puesto en contacto con él, el experto fiscalísta aseguró que "fue facilitado por Tricor" y que se trataba de "un profesional" que actuaba como "trust" (fiduciario) en Millenia Trading, la empresa de Marjaliza. De hecho, su nombre es el que figura en el contrato supuestamente firmado por esta compañía 'pantalla' con tres sociedades españolas del constructor (Anaid Gestión SL, Inversiones y Estudios Urbanos SL y Aruba Arte y Gestión SL) para simular la compraventa de las obras de arte y las estilográficas. Un rol que, de hecho, no era la primera vez que ejercía este ciudadano de Singapur. Basta teclear su nombre en un buscador de Internet para que su nombre aparezca ligado a un sin fin de mercantiles de todo tipo. Maxis Asia Access Pte Ltd, Traits Trading, Birket Engineering Singapore Pte Ltd Inc, Malaya Securities Pvt Ltd... En la mayoría de ellas consta como liquidador de las mismas.

Testaferros en Costa Rica

El entramado societario de Marjaliza también miraba hacia el continente americano y, más en concreto, hacia Costa Rica. En este pequeño país el socio de Francisco Granados tenía inscritas dos empresas 'pantalla' a cuyo nombre puso sus cuentas en Suiza. Una de ellas era Sheraton Trading SA, creada en febrero de 2006. Para constituirla, el constructor utilizó los servicios de una firma especializada, precisamente, en inscribir sociedades en paraísos fiscales, como en aquel momento era Costa Rica. Se trataba de CAC Management, regentada entonces por el abogado español Antonio Guerrero -posteriormente fallecido- y su hijo Xavier. Éstos, a su vez, utilizaron como testaferros a un familiar llamado Bernal Zamora Arce para que figurara como presidente de Sheraton Trading S.A., así como a otras personas de su entorno para que sobre el papel ocuparan los cargos de secretario y tesorero de la misma. Como sede social de la empresa, dieron la dirección de una humilde vivienda particular a las afueras de la capital costarricense, en concreto en la Calle Blancos, donde no residía nadie.

El socio de Granados también utilizó testaferros de Costa Rica para registrar dos empresas pantallas en este país con los que ocultó que era titular de varias cuentas en Suiza

Sólo unos meses después de registrar Sheraton Trading S.A., Marjaliza registró una segunda mercantil en el mismo país y con los mismos protagonistas. En esta ocasión, recibió el nombre de Droz & Co S.A. y, aunque se intentó inscribir en agosto de ese mismo año, formalmente no estuvo operativa hasta un mes después por culpa de un problema de traducción de su denominación, según refleja el acta del registro al que ha tenido acceso Vozpópuli. De nuevo fue la compañía CAC Management la que se encargó de los trámites y, otra vez, utilizaron los nombres de los mismos familiares y conocidos para 'rellenar' los cargos de las mismas. En 2007, sólo unos meses después de ser inscrita en el registro mercantil, Marjaliza la utilizó para abrir un nuevo depósito en el banco UBS de Suiza en el que el beneficiario final era él mismo. De esta cuenta salieron buena parte de los fondos que nutrieron la cuenta en Singapur donde figuraba como titular Tan Hian Yew George, el testaferro más exótico de la trama Púnica.

Bárcenas Y EL UGANDÉS TREINTAÑERO

La investigación del 'caso Púnica' no es la única en la que han salido ciudadanos de países remotos como testaferros de presuntos implicados en tramas de corrupción de nuestro país. El rastro de las cuentas que el extesorero del PP Luis Bárcenas ocultaba en Suiza sacó a la luz un complejo entramado en el que figuraba, por ejemplo, un treintañero ugandés llamado Arnold Ahereza. Era uno de los supuestos directivos de Impala Limited, la empresa con sede en las caribeñas Islas Bermudas que aparecía como propietaria de la fundación panameña Sinequanon a través de la cual el exsenador 'popular' abrió un depósito en el Dresdner Bank de Ginebra. Sin embargo, no era el único ciudadano exótico que aparece relacionado con la millonaria cuenta como presunto testaferro. De hecho, junto a él aparecían otras trece personas. Cinco de ellos eran bermudeños. Se trataba de Millard Bean y su hermano Terence, Anika DeShieldsIdeitha James y Dean Willians. También había dos canadienses --Nenad Jeric y Tracy Tepper--, una mujer natural de Barbados --Natalie Belgrave-- y cinco británicos --Gail Andrade, Andrea Jackson,William Jardim, Mark Lindsay McCann y Martin Watson--. El pasaporte de uno de estos últimos, en concreto el de William Jardim, reflejaba que ha nacido en la localidad gaditana de La Línea de la Concepción, fronteriza con Gibraltar. Era el que más 'cerca' había estado nunca del verdadero titular de la cuenta: Luis Bárcenas.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba