LOS SECRETOS DEL SUMARIO

El juez Velasco pone en venta relojes y estilográficas de la Púnica por falta de espacio en la Audiencia Nacional

El magistrado tiene abierta una pieza separada de "venta anticipada" en el sumario tras reconocer que en la Audiencia Nacional no existe "lugar adecuado para depositar" los más de cien objetos de lujo intervenidos durante los registros a los integrantes de la trama de corrupción.

Imagen de las estilográficas.
Imagen de las estilográficas.

Se venden relojes y plumas estilográficas de lujo. Razón: la Audiencia Nacional. El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Eloy Velasco, tiene abierta una pieza separada en el sumario de la 'Operación Púnica' para tramitar la "venta anticipada" de los más de cien objetos de alto valor que fueron requisados durante los registros que siguieron a las detenciones del pasado mes de octubre. El magistrado reconoce en un escrito que se ha visto obligado a tomar la medida ya que en el Juzgado que dirige no dispone "de lugar adecuado para depositar los relojes, plumas, joyas y efectos intervenidos". La mayoría de ellos fueron encontrados en las oficinas de David Marjaliza, presunto cabecilla de la trama, y en dos cajas de seguridad de un banco a nombre de Juan José Sánchez Barceló, el joyero al que el socio de Francisco Granados adquirió estos objetos durante once años por un valor superior a los 7,6 millones de euros. Éste último ha presentado un escrito oponiéndose a esta venta por el "grave perjuicio" que le supone.

En las oficinas de Marjaliza, la Guardia Civil localizó 39 relojes de lujo y 32 plumas estilográficas de colección, la mayoría en sus envoltorios originales y sin estrenar

El juez Velasco tomó la decisión de iniciar la "venta anticipada" de dichos objetos justo un mes después de los arrestos. El 27 de noviembre dictó una providencia, desconocida hasta ahora,por la que ordenaba abrir una pieza separada en la causa para buscar una salida a "los relojes y plumas estilográficas intervenidos en las entradas y registros". Muchos de ellos, destacaba dicho escrito, fueron encontrados en sus "envoltorios" originales y sin abrir ya que "estaban destinados a regalo". El magistrado dejaba abierta en aquella providencia la posibilidad de incorporar a dicho proceso de enajenación otras joyas "o efectos susceptibles de su venta" que fueran intervenidos en el futuro en el transcurso de las investigaciones contra la trama de corrupción presuntamente liderada por Granados y su socio, el constructor David Marjaliza.

Es precisamente en poder de este último donde se encontraron mayor número de relojes y plumas estilográficas de lujo. En concreto, en las oficinas de la localidad madrileña de Pinto donde se ubicaba el 'cuartel general' desde el que dirigía su entramado empresarial. Según detalla el acta que en su día levantó el secretario judicial durante el registro de estas dependencias, los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil llenaron seis cajas con este tipo de objetos. La mayoría se localizó en una caja fuerte situada en el pasillo que unía el despacho de Marjaliza y el que ocupaba su secretaria, Ana María Ramírez, también imputada. Allí, se hallaron veinte plumas y bolígrafos de la marca Mont Blanc de exclusivos modelos para coleccionista y 38 relojes, entre los que había Tag Heuer, Bulgari, Hublot, Audemars Piguet y Versace, muchos de ellos de ediciones limitadas. Incluso, encontraron "una lupa de marca Cartier". Una elevada cifra de objetos de lujos a los que se añadió otra docena de estilográficas y un reloj localizados en otras dependencias de las oficinas. Todos ellos en sus cajas y, aparentemente, sin estrenar.

El 'joyero de Marjaliza'

También numerosos relojes, plumas y joyas encontró la Guardia Civil en las dos cajas de seguridad abiertas en la sucursal del Banco de Santander de la calle Conde de Peñalver de Madrid a nombre de Inversiones Watches Gold and Diamond, la empresa a la que David Marjaliza compró durante años este tipo de objetos de lujo. En total, localizaron más de medio centenar de relojes y tres plumas de un alto valor económico, además de diversas joyas y 300.000 euros en billetes de 500 euros. En este caso, se volvían a repetir las marcas de lujo que aparecieron en el despacho del socio de Granados: Tag Hauer, Bulgari, Hublot, Mont Blanc... El titular de las mismas, Juan José Sánchez Barceló, aseguró entonces a los agentes que una parte de las mismas pertenecían a clientes suyos que se los habían entregado "para reparaciones y custodia de los mismos".

Un imputado al que también se le intervinieron bienes de lujo se opone a la decisión del juez con el argumento de que buena parte son de terceras personas a quien se los custodiaba

De hecho, cuando el pasado 6 de febrero el Juzgado comunicó telefónicamente a su abogado defensor que el magistrado había dado orden de vender los relojes y plumas intervenidos, entre ellos los que se encontraron en las cajas de seguridad de su cliente, éste se apresuró a presentar un escrito para oponerse a dicha decisión. En aquel escrito, aseguraba que al menos doce relojes, dos plumas estilográficas y nueve joyas pertenecían a terceras personas, entre ellas los jugadores de fútbol Andrija Delibasic (ya retirado y que militó en el Rayo Vallecano) y Kalo Uche. Asimismo, dio el nombre de un notario y dos vecinas de Madrid que supuestamente también era propietarias de parte de esos bienes de alto valor económico. La defensa del joyero proponía al juzgado volver a depositar dichos objetos en las cajas de seguridad donde fueron intervenidas por la Justicia y proceder a su precinto para que nadie pueda extraer sin una orden del magistrado.

En el escrito, el letrado de Sánchez Barceló insistía que la venta podía suponer un "evidente" daño a su cliente, sobre todo porque se producía cuando la causa aún estaba "en fase de instrucción" y en aquel momento aún desconocía los hechos que se le imputaban. Por todo ello, consideraba que la decisión del juez representaba "pagar un alto y desproporcionado precio únicamente porque 'no hay hueco' en las dependencias judiciales". "Una cosa es buscar el buen recaudo de los efectos intervenidos y otra cosa es deshacernos de ellos en fase de instrucción y si el día de mi mañana resulta que mi representado es absuelto, se queda sin ellas", destacaba el escrito. Este martes, Vozpópuli intentó ponerse en contacto con el abogado del joyero para conocer el estado actual de dicha venta anticipada y si el magistrado aceptó su propuesta, pero el letrado rehusó atender a este medio.

ONCE AÑOS DE COMPRAS MILLONARIAS

El hallazgo de decenas de relojes y estilográficas de lujo en los registros de la 'Operación Púnica' no fue una sorpresa para los investigadores. De hecho, se sabía que David Marjaliza había simulado la venta de 185 plumas, entre otros objetos artísticos, para blanquear 4,2 millones de euros que ocultaba en el extranjero. Además, uno de los informes de la Agencia Tributaria que se incorporó a la investigación antes de las detenciones ya detallaba las intensas relaciones comerciales entre las empresas del socio de Granados y el joyero de Pinto. Éstas se iniciaron en 2003 con una compra por 8.050 euros a través de una empresa "con vinculaciones económicas" con tres mercantiles de Marjaliza. Sin embargo, el gran salto cuantitativo se produjo al año siguiente. En 2004, el empresario ahora encarcelado adquirió relojes y joyas por 468.520 euros a través de ocho empresas. La inversión en alhajas se multiplicó por tres al año siguiente, alcanzando los 1,37 millones de euros.

En 2006 esta cifra se redujo un poco, hasta quedar en los 1,2 millones de euros, para al año siguiente incrementarse de manera espectacular y convertirse en el de mayor inversión en la compra de estos bienes de lujo. Así, en esos doce meses el socio de Granados gastó 2,1 millones de euros a través de cinco de sus compañías. A partir de ese año, las compras en este concepto se reducen de manera drástica. Así, en 2008 el gasto se quedó en 545.280 euros. Al año siguiente, esta cifra ascendió ligeramente hasta los 786.422 euros. Enlos tres últimos años analizados por la Agencia Tributaria se produjoun acusado descenso del gasto en alhajas. Así, gastó 172.850,08 euros en 2011. Al año siguiente, 91.619,67 euros. Y, finalmente, en 2013 tan sólo 33.955 euros. En total, en los once años analizados, las sociedades ligadas al constructor ahora encarcelado gastaron 7.601.253,32 euros en joyas, relojes y estilográficas.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba