CASO PÚNICA Marjaliza se desahoga ante el juez: "Los alcaldes estaban siempre pidiendo"

El constructor explicó al juez Eloy Velasco cómo los distintos alcaldes de municipios madrileños hacían peticiones a la red Púnica. 

Las adjudicaciones que las sociedades del constructor David Marjaliza conseguía con decenas de ayuntamientos de municipios de la Comunidad de Madrid llevaban aparejadas, además del pago comisiones ilegales, dádivas y regalos a los regidores y concejales del municipio.  Así lo explicó el cerebro de la trama Púnica durante sus trece horas y media de declaración ante el titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional, el juez Eloy Velasco, el pasado mes de junio. El ex socio de Francisco Granados sostuvo que era verdad "que en las campañas ayudábamos. La gente nos pedía que con mítines, cocktails, banderas…". "Los alcaldes siempre estaban pidiendo", enfatizó.

De esta forma, Marjaliza sostuvo que ayudó a distintas localidades madrileñas -Parla, Torrejón de Velasco, Aranjuez, etc. - en las campañas de las elecciones municipales de 2007 y 2011 y que en 2015 "no lo hice porque estaba en prisión que sino...".

La red de Marjaliza colaboró con la cabalgata de Navidad, camisetas del día contra la violencia de género, el día del pulpo en Valdemoro...

Sobre los regalos que se hacían a personas físicas, normalmente a los alcaldes y algún técnico municipal, David Marjaliza explicó que "se compraban relojes, plumas y bolsos buenos para sus mujeres" de marcas como Gucci. "Agasajábamos a gente que teníamos alrededor", explicó.

Pero si bien a los máximos responsables del municipio se les entregaba estas dádivas la red corrupta también tenía detalles con los ciudadanos de esos municipios: una carroza de la cabalgata de Reyes, camisetas para la lucha contra la violencia de género, la jornada gastronómica dedicada al pulpo en la localidad de Valdemoro, etc. Sobre ese asunto, el constructor explicó que una vez que tus empresas trabajan siempre con un municipio al final acabas colaborando en actividades "con fines sociales". El juez Velasco le preguntó entonces sino perdía dinero y el investigado puntualizó que él siempre daba "menos" de lo que le pedían los alcaldes. 

De la misma forma, Marjaliza explicó que como norma general, la trama pagaba "paquetes" que podían ser de 200.000, de 300.000 o de 50.000 euros, casi siempre una vez realizada la adjudicación, aunque en algún caso, como en la localidad madrileña de Pinto, se pagó antes y luego no se les adjudicó el proyecto, de modo que se les devolvió el dinero. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba