España

Así están las fuerzas en el sanedrín de la CUP que ha juzgado a Artur Mas

Alrededor de 70 delegados independentistas marcarán el futuro del jefe de la Generalitat en funciones y su plan secesionista. La decisión de facilitar su investidura o, en cambio, ir a otras elecciones la expresarán en torno a 60 representantes de las asambleas territoriales y una decena de las organizaciones integradas en la CUP. Buena parte de estos actores han avanzado que se oponen a la continuidad del 'president'.

El líder de la CUP en el Parlament, Antonio Baños, a su llegada a la reunión de este domingo.
El líder de la CUP en el Parlament, Antonio Baños, a su llegada a la reunión de este domingo. Efe

El sanedrín de la CUP (Candidatura d'Unitat Popular) que decidirá este domingo 3 de enero el futuro de Artur Mas y su proyecto secesionista estará compuesto de alrededor de 70 miembros. Según ha establecido el Secretariado Nacional de la CUP, máximo órgano ejecutivo, la decisión saldrá consensuada del Consejo Político (CP) y el Grupo de Acción Parlamentaria (GAP), y en caso contrario será por mayoría absoluta en una votación.

La primera de estas estructuras la componen en torno a 60 representantes de las 13 asambleas territoriales, mientras que la segunda está formada por una decena de organizaciones integradas en la candidatura de la formación independentista y antisistema al 27-S. Buena parte de estos actores ya han avanzado que se oponen a la continuidad del presidentantes que abrazar el plan soberanista trazado por Junts Pel Sí (CDC y ERC).

De las 13 asambleas territoriales, hay al menos seis desde las que se han lanzado mensajes que dejan entrever la necesidad de ir a unas nuevas elecciones. Son las asambleas de Barcelona, Penedès, Camp de Tarragona, Baix Llobregat, Vallès Occidental y Terres de l’Ebre. En cambio, a favor de facilitar la investidura del jefe de la Generalitat en funciones se han expresado miembros de las asambleas Nord-Oriental, Vallès Oriental- Baix Montseny y País Valencià. Más ambigua ha sido la posición en las delegaciones de Alt Ter (Osona y Ripollès), Poniente-Pirineos, el Maresme- Barcelonès Nord y la Cataluña Central.

Cada uno de estos territorios aportan al Consejo Nacional entre tres y seis cupaires, dependiendo del número de concejales, militantes y núcleos locales que abarca. Estos representantes no emitirán su voto de forma personal, sino acorde al mandato de sus asambleas. Además, se trata de un voto ponderado en función del número de militantes.

Los representantes territoriales no emitirán su voto de forma personal, sino acorde al mandato de sus asambleas

Por su parte, el Grupo de Acción Parlamentaria (GAP) es un órgano que vigila el trabajo de los diputados y que lo conforman una decena de representantes de la Crida Constituent, que aglutina a entidades como En Lluita, Corrent Roig, Endavant- OSAN, Poble Lliure, Arran, Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans, Lluita Internacionalista, Capgirem Vic, Constituents per la Ruptura, Coordinadora Obrera Sindical, Estau-Estado Aragonés o Col·lectiu Drassanes.

Desde estas plataformas también se han escuchado pronunciamientos distintos sobre el apoyo al proyecto de Artur Mas. En contra de investir al líder convergente se alinean En Lluita, Corrent Roig, Endavant- OSAN, Arran, Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans, Lluita Internacionalista, Coordinadora Obrera Sindical y Estau-Estado Aragonés.

Sin embargo, dejan la puerta abierta al acuerdo con Junts Pel Sí las organizaciones Poble Lliure, Col·lectiu Drassanes, Constituents per la Ruptura y Capgirem Vic. Las dos primeras han manifestado que el entendimiento político entre Juntos el Sí y la CUP "es la garantía de que nada vuelva a ser igual".

Los diputados, con voz pero sin voto 

En el Consejo Político también estarán presentes los 15 miembros del Secretariado Nacional y los 10 diputados de la CUP en el Parlament, aunque sólo podrán intervenir y no tendrán derecho a voto. En el Secretariado Nacional tienen peso los únicos cuatro integrantes de la anterior composición que lograron conservar el asiento en las votaciones de la Asamblea Nacional del pasado julio: son Laia Altarriba, Xevi Generó, Laura Rafecas y Neus Montaner.

Tanto Altarriba como Rafecas pertenecen a la asamblea del Penedès. La primera es militante de la izquierda independentista desde hace más de 15 años y está vinculada a Endavant-Osan (Organització Socialista d'Alliberament Nacional), la corriente que agrupa a los duros de la CUP. La segunda, nacida en 1978, es licenciada en Sociología por la Universidad de Barcelona y diplomada en Ciencias Empresariales. Forma parte de Alternativa per Subirats-CUP.  

Altarriba tiene en común con su compañera Montaner la pertenencia a Endavant-Osan. Además, Montaner, técnica en educación, ha sido activista de la casa de la izquierda independentista de Martorell. Por su parte, Xevi Generó, natural de Manlleu, ejerce como portavoz del Secretariado Nacional. Guarda de refugio de alta montaña, es licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y está especializado en gestión deportiva municipal. Ha participado en movimientos sociales y asociativos de la comarca barcelonesa de Osona. En la valoración de resultados del 27-S, compareció con una camiseta de la Fundación Pakito Arriaran, que apoya abiertamente a la organización terrorista ETA. También ha expresado una postura contraria a la investidura de Mas.

El "mayor cadáver político del momento"

En el Secretariado Nacional ocupaba hasta ahora asiento Xavier Monge, abogado y exportavoz de la organización juvenil independentista Maulets. El que fuera candidato de la CUP a la Alcaldía de Barcelona en las elecciones municipales del 2011, se ha mostrado muy crítico con Artur Mas. Ha censurado que con un "mandato inexistente, una hoja de ruta en blanco" y la "legislatura muerta" todavía se debata si investir al "mayor cadáver político del momento". En su espiral de descalificaciones llegó a tildar de fraude el proceso independentista, lo que ha generado una polémica que se ha saldado con su reciente dimisión.

Entre los diputados, las voces más destacadas son las del líder de la CUP en el Parlament, Antonio Baños, y la de la portavoz del grupo, Anna Gabriel. Baños, que no milita en la CUP, no disimula esfuerzos por llegar a un acuerdo con Junts Pel Sí, mientras que Gabriel, del núcleo duro, ha demandado por activa y por pasiva la propuesta de un candidato alternativo a Mas. También los hay en la bancada de la CUP que no se posicionan como Eulàlia Reguant, Gabriela Serra o Ramón Usall. Este domingo tendrán oportunidad de hacerlo, aunque sin derecho a voto. La pugna es soterrada.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba