CGPJ

El CGPJ tarda dos años en redactar un Código Ético para jueces de nueve folios

El órgano de gobierno de los jueces ha estado trabajando durante más de dos años en la redacción de un Código Ético para la Carrera Judicial. El resultado son nueve folios llenos de generalidades que distan mucho de ser un código de conducta para la Magistratura.

Fachada del Consejo General del Poder Judicial.
Fachada del Consejo General del Poder Judicial. Archivo

El Consejo General del Poder Judicial dio este miércoles a conocer sus "Principios de Ética Judicial", es decir, el Código Ético por el que se debe guiar la Carrera Judicial y en cuya redacción el órgano de gobierno de los jueces ha estado trabajando a lo largo de los últimos dos años y medio.

La realidad es que, pese a que en el proyecto han participado vocales, representantes de las asociaciones judiciales, jueces y magistrados no asociados, delegados de los Tribunales Superiores de Justicia y expertos de la Judicatura como el magistrado del Tribunal Constitucional Juan Antonio Xiol o la catedrática Adela Cortina, el resultado ha sido mucho menos ambicioso de lo esperado en un primer momento.

Finalmente, el borrador del citado Código Ético se ha reducido a nueve folios, que han sido colgados en el Portal de Transparencia del Consejo, llenos de generalidades como, por ejemplo, que "en la toma de decisiones, el juez y la jueza han de evitar llegar a conclusiones antes del momento procesalmente adecuado a tal fin, que es el inmediatamente anterior a la resolución judicial".

En el citado documento, que será votado por el Pleno en diciembre según informan fuentes jurídicas, se recopilan un sinfín de buenos propósitos que "pretenden servir de guía en el desempeño de la función jurisdiccional" y cuya efectividad "provendrá del grado en que cada juez y jueza los asuma como propios y los traduzca a modelos de conducta".

Jueces "prudentes" con la prensa

En el Código Ético del CGPJ se sostiene que "el juez y la jueza han de comportarse y ejercer sus derechos en toda actividad en la que sean reconocibles como tales de forma que no comprometan o perjudiquen la percepción que una sociedad democrática y sujeta al imperio de la Ley tiene sobre la independencia del Poder Judicial".

Asimismo, en dichos principios de Ética Judicial se recoge que "en su vida social y en su relación con los medios de comunicación el juez y la jueza pueden aportar sus reflexiones y opiniones, pero a la vez deben ser prudentes y para que su apariencia de imparcialidad no quede afectada con sus declaraciones públicas, y deberán mostrar, en todo caso, reserva respecto de los datos que puedan perjudicar a las partes o al desarrollo del proceso" o que "el juez y la jueza deben ser conscientes de que la dignidad de la función jurisdiccional entraña exigencias en su comportamiento que no rigen para el resto de ciudadanos". Y así hasta un total de 35 puntos quedan reflejados en este Código Ético 'light'.

El documento prevé además la creación de una Comisión de Ética Judicial cuya misión será emitir dictámenes por escrito sobre las consultas que le hagan las Salas de Gobierno de los Tribunales, las Juntas de Jueces, las asociaciones judiciales o cualquier juez o magistrado en servicio activo. También promoverá la difusión y el conocimiento de los principios y proposiciones de ética judicial.

La comisión estará integrada por siete miembros: seis integrantes de la Carrera Judicial –dos con la categoría de juez, dos con la de magistrado y dos magistrados del Tribunal Supremo- elegidos mediante voto personal, igual, directo y secreto por todos los integrantes de la judicatura en servicio activo; y una persona de reconocido prestigio y acreditada trayectoria en el mundo académico de la Ética, la Filosofía del Derecho o la Filosofía Moral.

Fuentes del órgano de gobierno de los jueces, consultadas por Vozpópuli, explican que si bien en un principio se pensó en redactar un Código Ético donde se detallaran las conductas que podían asumir y debían evitar los miembros de la Magistratura, finalmente se ha optado por hacer alusión a unos "principios éticos" más generales que evitan polemizar sobre situaciones concretas y que abarcan todos los cánones del buen hacer de un magistrado.

De esta forma, el documento evita pronunciarse sobre supuestos concretos. Por ejemplo, nada se dice sobre cuándo debe un juez impartir un conferencia y cuándo no; sobre si lo debe hacer para organismos públicos y/o privados ; sobre si siempre debe recibir unos emolumentos por ello o, por el contrario, si debe hacerlo de forma altruista dependiendo de cada trabajo concreto. El tema de las conferencias es uno de los más polémicos dentro de la Carrera y donde hay voces que reclaman más regulación y transparencia.

Ahora, la Carrera Judicial tiene el plazo de un mes para su opinión sobre este Código Ético redactado por el Consejo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba