Cataluña

La predisposición a colaborar de los CDR sobre los que Torra insinuó torturas: "Si me entero de algo les llamo”

Ferran Jolis Guardiola y Jordi Ros Solá ratificaron en la Audiencia Nacional su declaración ante la Guardia Civil en la que acusaban a Torra de estar detrás del plan de asaltar el Parlament, al mismo tiempo que alabaron el trato recibido por la Guardia Civil, la Policía Nacional y el juez

Ferran Jolis GuardiolaJordi Ros Solá, dos de los integrantes de los Comités de Defensa de la República (CDR) acusados de terrorismo y sobre los que el presidente catalán Joaquim Torra insinuó que podían haber recibido torturas, muestran en sus declaraciones su predisposición a colaborar con la Guardia Civil y con el juez de la en la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón.

En ambos testimonios, cuyos vídeos se incluyen en esta noticia, los CDR ratifican su decisión de que les defienda una abogada de oficio, al mismo tiempo que destacan el buen trato recibido por los agentes y por el juez de guardia, Alejandro Abascal.

"Estoy totalmente arrepentido de estas cosas, de verdad que lo digo", aseguró en concreto Jolis Guardiola en su declaración en la Audiencia Nacional, en la que finalizó diciendo, de forma literal: "Le he dicho a los compañeros de la Guardia Civil que si yo me entero de algo les llamo y explico; y yo me he ofrecido a todo esto y lo que haga falta, incluso si tengo que colaborar en lo que quieran".

Convencer al juez

De esta forma trataba Jolis de convencer al juez que investiga la causa por terrorismo de los CDR de que no le enviara a la cárcel, tal y como había reclamado poco antes el teniente fiscal de la Audiencia Nacional, Miguel Ángel Carballo, encargado de la investigación de la causa.

Sin embargo, el magistrado interrumpió la última palabra del imputado, conductor de ambulancias, para aclarar que este no podía considerarse compañero de los agentes que le habían arrestado: "No son compañeros suyos, en cuanto a humanidad puede ser, pero solo eso", dijo el juez.

Unos minutos antes, el propio Jolis Guardiola había ratificado su declaración en la Guardia Civil ante cuyos agentes había confirmado los supuestos planes del actual president catalán, Joaquim Torra, de proclamar la república tras la sentencia del procés y después encerrarse en el Parlament durante cinco días: "La mantengo", manifestó el imputado en relación a su testimonio prestado antes los agentes, al mismo tiempo que se mostró abierto a aclarar cualquier duda.

En el mismo sentido, Jolis Guardiola confirmó su decisión de que fuera una letrada de oficio, y no de la asociación independentista de abogados Alerta Solidaria, la que le asistiera durante la declaración, ahora criticada por Quim Torra.

Sanitario de ambulancias

Los informes de la Guardia Civil ponen de manifiesto que el trabajo de Jolis Guardiola como sanitario de ambulancias se quedó pequeño en comparación con la misión de colaborar con algo llamado como el 'CNI catalán' en el asalto al Parlament. Jules, como se hacía llamar, se metió de lleno en el papel de agente “super confidencial” encargado de blindar las comunicaciones para el 'Dia D' que daría paso a la república catalana. Sin embargo, su incontinencia verbal dejó un reguero de pistas e indicios a los investigadores que terminaron con su arresto y el del resto de integrantes del autodenominado Equipo Respuesta Táctica (ERT).

"Nosotros nos la jugamos mucho, a mí me vienen aquí a casa con lo que tengo, aunque no es información comprometedora, sólo con los aparatos me meten por terrorismo”, compartió a través del teléfono con uno de sus compañeros y ex edil de ERC Txevi Buigas. Algo parecido le comentó a su novia unos días después.

Le dijo que se estaba “jugando el culo”, que si le pillaban le iban “a meter terrorismo y banda organizada”, que "a veces cruzaba la línea”. Ese riesgo era para él como una carta de presentación y prueba de pedigrí. Lo que no sabía es que a otro lado de la línea también le estaban escuchando los investigadores de la Guardia Civil para los que su locuacidad empezaba a ser una mina de indicios.

La relación con su mujer

Luego ante el juez usó un tono menos heroico para explicar por qué le dijo eso a su pareja: “Esos días era cuando empezaba mi relación y para esa época eran los días en que nos acostamos juntos la primera vez, entonces supongo que… Le dije eso a mi mujer por una tontería porque no lo pensaba”.

En diez minutos de conversación -según se aprecia en las escuchas- Jules era capaz de presumir de tener un equipo de guardespaldas, gestionar la comunicación de Torra y Puigdemont, facilitar la huida a un CDR, conocer a Cuixart y estar al tanto de las interioridades del movimiento independentista, asesorar a Dante Fachín, encargarse de la seguridad de Beatriz Talegón, “Bea”… Era un experto en la encriptación de mensajes y llamadas pero no aplicaba esos criterios de seguridad en sus conversaciones. Tanto que su pareja en una ocasión le sugirió hablar de “estas cosas en persona mejor”. “Me la pela”, replicó el CDR.

Jordi Ros Solá

Un segundo arrestado por terrorismo, Jordi Ros Solá, ratificó el buen trato policial al que había aludido Ferrán Jolis Guardiola. Este CDR era el presunto responsable de mezclar los componentes químicos para obtener los explosivos. Y nada más iniciar su testimonio confirmó que estaba de acuerdo con que le defendiera una abogada de oficio, al mismo tiempo que mostró su arrepentimiento por lo que había hecho.

"Me arrepiento mucho de haber hecho lo que hice, pido mil disculpas a todo el mundo, soy humano y a veces los humanos cometemos equivocaciones. Pido disculpas a los agentes, que han hecho horas extra por mi culpa, por mi error", aseguró Ros Solá, tras lo que especificó: "El trato de la Guardia Civil fue exquisito, excelente, así como el de los compañeros de ellos de la Policía Nacional, también el juez de ayer me trató muy amablemente. Todo es 100% arrepentimiento y pido mis disculpas a todos".

El trato de la Guardia Civil fue exquisito, excelente, así como el de los compañeros de ellos de la Policía Nacional, también el juez de ayer me trató muy amablemente"

En sus respuestas, Ros Solá evidenció inconsistencias y lagunas evidentes, que no convencieron al juez para dejarle en libertad. García-Castellón le preguntó una duda que tenía, en concreto sobre qué quería hacer en una torre eléctrica, a lo que Ros Solá solo supo contestar: "Se rumoreaba que...", por lo que el magistrado le cortó para pedirle una mayor concreción. Interpelación ante la que el detenido solo consiguió decir: "A lo mejor sacar un cable, no sé, mil historias".

Sin embargo, a preguntas del fiscal Carballo, Jordi Ros Solá reconoció haber inspeccionado una torre eléctrica y que tras hacerlo concluyó que lo que habían pedido sus compañeros, que dijo no saber qué era, no era viable: "A lo mejor pretendían cortar un cable o a lo mejor derribar una torre". A la pregunta del fiscal de por qué dijo que no era viable lo que le habían pedido, el arrestado espetó: "Porque, coño, te pones ahí abajo y ves ahí un cacharro que el que se le ocurra hacerlo, el primer pringado es él".

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba