España

Anticorrupción centra la investigación del 3% en el ordenador que compartían el extesorero de CDC y Trías

La Fiscalía trata de averiguar si la fundación Catdem desvió dinero de las mordidas hacia el partido. La Guardia Civil examina ya el clonado del ordenador de Daniel Osácar, ex contable de la formación. 

Agentes de la Guardia Civil en los registros de Catdem.
Agentes de la Guardia Civil en los registros de Catdem. EFE

La Fiscalía Anticorrupción continúa avanzando en busca de las comisiones del 3 por ciento tras los registros llevados a cabo el pasado viernes en la sede de Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), su fundación Catdem, y los ayuntamientos de San Cugat del Valles, Figueras, Sant Celoni y Lloret de Mar, en el marco de la operación Pétrum.

Los investigadores centran ahora las pesquisas en encontrar más indicios de las comisiones ilegales que la empresa de Jordi Sumarroca, la constructora Teyco, pagó presuntamente a la fundación Catdem; eso sí, camufladas dichas mordidas como donaciones legales.

Según ha podido saber Vózpopuli, lo primero que analizará la Guardia Civil será el clonado del ordenador que compartían el ex alcalde de Barcelona, Xavier Trías y el ex tesorero de CDC, Daniel Osácar.

Durante la entrada y registro el pasado viernes en la sede del partido en Barcelona, los investigadores se llevaron una sorpresa a la hora de realizar el clonado del disco duro del ordenador del ex contable de CDC: Osácar, pese a no ocupar ya ningún cargo en el partido, tenía su despacho en la sede de Convergencia, en la calle Còrsega 333 de la ciudad condal. Esto provocó que los agentes tuvieran que desplazarse hasta allí.

Un sólo ordenador, dos usuarios

El segundo imprevisto vino cuando al abrir su despacho –en cuya puerta se encontraba una placa colgada con el nombre de Xavier Trías- agentes de la Guardia Civil y los fiscales Anticorrupción José Grinda y Fernando Bermejo comprobaron que en la habitación sólo había un ordenador. Es decir, que Osácar utilizaba de forma habitual el ordenador que era de Trías. Esto complicó la entrada y registro ya que la autorización judicial del instructor del Juzgado de Instrucción Número 1 de El Vendrell (Tarragona) era exclusivamente para el clonado del ordenador de Daniel Osácar.

Los investigadores tuvieron que solicitar la autorización de Osácar y su letrado para poder clonar su ordenador

Por esta razón, los fiscales fueron muy escrupulosos y pidieron autorización por escrito al letrado del ex tesorero de CDC, Javier Melero, al letrado de Convergencia, Fransec Xavier Sánchez y al propio Osácar para que éste accediera con su clave al ordenador y el informático de la Guardia Civil copiase exclusivamente los documentos que pertenecían al ex contable. Así quedó reflejado en el acta de entrada y registro: tan sólo se habían volcado los datos almacenados por Osácar y ninguno de Trías.

Fuentes de la investigación explican a este periódico que dicha documentación será la primera en ser analizada en busca de "información sensible" para el esclarecimiento de la causa. Por el momento, parece acreditado que parte de las comisiones que la constructora Teyco cobró de los ayuntamientos convergentes de San Cugat del Valles, Figueras, Sant Celoni y Lloret de Mar fueron a parar a la fundación Catdem.

Ahora, juez, Fiscalía y Guardia Civil quieren atar si la fundación lo desvió al partido, habiéndose cometido presuntamente un delito de financiación ilegal. La clave está en saber cuánto dinero le llega a Catdem y el origen del mismo y cuánto dinero desvía a su vez la fundación hacia el partido, apuntan las mismas fuentes. En la operación Pétrum, que se encuentra bajo secreto de sumario, se investigan actualmente los delitos de cohecho, prevaricación, blanqueo de capitales y financiación ilegal.

La trituradora, en el Despacho de viloca

Otra de las sorpresas con la que se encontraron los investigadores el pasado viernes, en concreto la Guardia Civil, es que en el despacho del administrador de la fundación Catdem, Andreu Viloca, había una trituradora de documentos.

En un momento del registro, cuando los fiscales del caso José Grinda y Fernando Bermejo ya habían abandonado la sede de CDC, que se sitúa en la calle Còrsega de Barcelona, los agentes de la Benemérita hallaron la trituradora en el despacho de Viloca y vieron que en ésta se habían destruido unos documentos donde se hacía alusión a la constructora Teyco -la empresa cuyo administrador es Jordi Sumarroca Claverol- y donde había escritas unas cifras.

El juez ya ha ordenado que se trate de recuperar dichos papeles para poder ver el contenido de los mismos. Los investigadores sospechan que si fueron destruidos a toda velocidad es porque contienen datos comprometedores para Catdem y los convergentes. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba