España

El largo historial delictivo de Bernardo Montoya, el autor confeso del crimen de Laura Luelmo

Ha sido condenado por varios delitos como el asesinato de otra mujer, obstrucción a la Justicia, tráfico de drogas, robo con violencia, etc.

Bernardo Montoya, el asesino confeso de Laura Luelmo
Bernardo Montoya, el asesino confeso de Laura Luelmo FB

A primera hora de la mañana de este miércoles, Bernardo Montoya ha confesado ser el autor del crimen de Laura Luelmo. Lo hace después de haber sido detenido durante el martes por la implicación en la muerte de la joven zamorana. 

Montoya tiene un largo historial delictivo. De hecho, según confirmaron fuentes penitenciarias a este periódico, salió de prisión hace apenas dos meses. 

Uno de sus primeros desencuentros con las autoridades, llegó en 1990. Entonces, Bernardo Montoya salvó la vida tras sufrir un grave accidente de tráfico cuando huía de la policía en 1990. Fue sorprendido realizando tráfico de drogas. 

Persecución policial 

Fuentes policiales han informado a Efe de que estos hechos se remontan al 10 de diciembre de 1990, cuando Montoya fue sorprendido por una patrulla de la Policía Local en Minas de Riotinto, localidad situada a unos 5 kilómetros de El Campillo. Cuando procedían a interrogarlo arrancó el coche y huyó. 

En ese momento se inició una persecución a toda velocidad que terminó cuando el coche que conducía volcó y dio una vuelta de campana tras chocar contras las primeras viviendas del casco urbano. En el interior del vehículo fueron halladas varias dosis de heroína listas para su venta. La pena por este delito, no conllevo su entrada en prisión. 

Primera condena grave por asesinato

Según consta en su ficha carcelaria, ingresó por prisión por primera vez en 1994. Un año después fue condenado por el asesinato de Cecilia Fernández Díaz, una vecina de Cortegana (Huelva) a la que asestó varias puñaladas porque iba a declarar contra él en un juicio.

Salió de prisión en 2015, pero volvió a ingresar poco después condenado por un delito de robo con violencia. El pasado octubre Bernardo Montoya recuperó la liberta y se instaló de nuevo en El Campillo. 

17 años y 9 meses en prisión 

Según precisan fuentes policiales, pasó 17 años y nueve meses de cárcel por delitos de allanamiento, asesinato y obstrucción a la Justicia. Estuvo otro año y medio preso por amenazas, otros seis meses por quebrantamiento de condena. Sus últimos dos años y diez meses estuvo preso por dos robos con fuerza. 

Tal y como precisa Efe, los dos policías que atendieron el caso de 1990 han destacado que casi 30 años después Bernardo Montoya no sólo no se ha rehabilitado sino que ha cometido, presuntamente, un nuevo crimen, tras iniciar su historial delictivo con trapicheo de drogas, entre otras cosas.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Volver arriba