El concejal de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, Carlos Sánchez Mato, afirmó el pasado lunes en comisión que los presupuestos locales de 2016 incluyen una partida de 100.000 euros para conseguir asesoría externa sobre cómo realizar la auditoría de la deuda, medida estrella del Gobierno de Manuela Carmena. El edil de Ahora Madrid señaló que este encargo se hará a la Universidad Complutense mediante un convenio. ¿Por qué esta fórmula? ¿Por qué no convocar un concurso?

El responsable de Hacienda en el PP de Madrid, José Luis Moreno, ha asegurado a Vozpópuli que optando por el convenio y realizando directamente Sánchez Mato la designación, el concejal de Izquierda Unida evita tener que convocar un concurso. "Sánchez Mato no ha querido que este proceso lo hiciera la Intervención General municipal, lo cual demuestra que no es sino un montaje para que el resultado de la auditoría sea muy malo", asegura. La intervención general municipal ejerce sus funciones de control y fiscalización con plena autonomía de los órganos de gobierno y cargos directivos, siendo un fiscalizador del gasto local en última instancia. "La auditoría debería hacerla o contratarla la interventora general del Ayuntamiento, Beatriz Vigo, una funcionaria independiente", dice Moreno.

A diferencia de Madrid, el Ayuntamiento de Zaragoza sí se ha apoyado en la Intervención para la auditoría de la deuda

Legal pero poco ético: la oposición popular recuerda que actuando de esta manera, Ahora Madrid opera de forma distinta a como lo ha hecho otro 'ayuntamiento del cambio', en este caso el que gestiona Zaragoza en Común (candidatura integrada por Podemos, Equo, Izquierda Unida y otros partidos regionalistas) y su alcalde, Pedro Santisteve. El gabinete de Santisteve sí se apoyó en la Intervención general de Zaragoza y en un acuerdo de 26 de junio decidió "ordenar a la intervención general municipal para que se realice una auditoría económico-financiera interna que refleje fielmente la situación actual de las cuentas municipales".

Todavía se desconoce qué equipo de la Universidad Complutense se encargará de estos trabajos de asesoría en el Ayuntamiento de Madrid, cuyo coste, citado anteriormente, será similar al que hasta ahora pagaba el Consistorio capitalino a las agencias de calificación de deuda Fitch y Standard and Poor's. El Ejecutivo de Carmena no renovará este contrato para 2016. "No necesitamos que venga la cotilla del pueblo, perdón que eso suena machista, mejor el cotillo o la cotilla, a opinar sobre la deuda de Madrid", dijo el pasado octubre Sánchez Mato. Por su parte, Moreno afirma que "la diferencia está en que las agencias realizan auditorías por todo el mundo, lo mismo a un ayuntamiento que a un fondo de pensiones norteamericano, y tienen lógicamente prestigio y son reconocidas".

Otro caso de endogamia universitaria

No obstante, a falta de que los Presupuestos municipales de 2016 sean aprobados, y por ende, la polémica partida de 100.000 euros, el propio Sánchez Mato ya avanzó hace semanas que el Ayuntamiento contará en esta tarea con la profesora Bibiana Medialdea, economista de Podemos, una actitud que parece poco estética a la oposición.

Se da la circunstancia de que Medialdea es profesora del Departamento de Economía Aplicada I de la Universidad Complutense de Madrid, el mismo donde el propio Sánchez Mato obtuvo su Diploma de Estudios Avanzados (DEA) en la especialidad de Economía Internacional y Desarrollo en el curso 1999-2000. El edil de Hacienda no llegó a doctorarse y se quedó en la tesina. Asimismo, dentro del citado departamento universitario, Sánchez Mato ha sido profesor y miembro del Consejo Académico Asesor del curso de experto en Desigualdad, Cooperación y Desarrollo. Un ejemplo más de la cuestionada endogamia universitaria.

Además, Sánchez Mato y Bibiana Medialdea, que se ha dejado ver en más de una ocasión por las dependencias que ocupa el gobierno municipal en el Palacio de Cibeles, han compartido activismo en la plataforma Asociación por la Tasación de las Transacciones financieras y por la Acción Ciudadana (ATTAC). El primero como portavoz de Attac-Madrid y la segunda como integrante del Consejo Científico de Attac-España.