El sumario de la trama Púnica

Un empleado de Génova 13 alertó a la UCO de que el PP aún guardaba los 'emails' de Granados

Durante la primera 'visita' de la Guardia Civil a la sede del PP, el pasado 9 de julio, un empleado del departamento de informática de la formación explicó a los agentes que aún estaba activa la cuenta corporativa del cabecilla de Púnica, Francisco Granados, y que se guardaba una copia de seguridad de sus mensajes. La revelación provocó que ocho días después los miembros del Instituto armado volvieran por segunda vez al edificio. 

Sede del PP en Madrid.
Sede del PP en Madrid. EFE

La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha acudido a la sede nacional del Partido Popular (PP) en la calle Génova de Madrid hasta en tres ocasiones durante la instrucción de la trama Púnica, tal y como desveló Vozpópuli. El reciente levantamiento del secreto sobre parte del sumario revela ahora que una de ellas fue propiciada por un trabajador del Departamento de informática de la propia formación. Éste informó a los agentes del Instituto Armado que habían acudido el pasado 9 de julio al edificio a hacer el primer requerimiento de información que el ex secretario general de Madrid, Francisco Granados, cabecilla de la trama, mantenía aún "una cuenta corporativa [de correo electrónico] activa y que existía, además, una copia de seguridad que podía mantener información previa".

En el informe remitido por los agentes de la UCO al titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6, Eloy Velasco, éstos sostienen que considerando los cargos que ocupó Granados en el PP y el uso "espurio" que hizo de los mismos se consideraba de gran interés la interceptación de los 'emails' "que haya podido mandar o recibir de dicha cuenta corporativa que pueden contribuir a aportar nueva información sobre las instrucciones o comunicaciones que mantenía con otros miembros del partido en relación al favorecimiento de determinados empresarios en materia de contratación pública o urbanismo o cualquier otra información que revele la comisión de los delitos investigados".

En Génova 13 se guardaba copia de la

cuenta corporativa del cabecilla de Púnica, Francisco Granados, y una copia de seguridad de sus correos electrónicos

Los investigadores hicieron dicha solicitud al juez el 14 de julio mediante un oficio ahora conocido. El magistrado dictó al día siguiente el auto por el que autoriza la diligencia, además de un mandamiento al PP para que facilitase la labor de los agentes. Dos días más tarde se realizó sin que transcendiera a la prensa hasta ahora. Por su parte, la primera ocasión en la que los agentes acudieron a Génova 13 fue para requerir varios contratos firmados por el PP de Madrid. La tercera, el pasado día 11 para extraer información del ordenador del exgerente regional del PP de Madrid, Beltrán Gutiérrez Moliner, en busca de documentación sobre la supuesta recepción de 'donaciones' ilegales por parte de la formación.

Se guardaron los correos de Granados pero no los de Lapuerta y Páez

De la afirmación de este empleado del PP hizo a la UCO se desprende además una gran contradicción. El PP sí guardó durante meses copia de los 'emails' de Francisco Granados pero no hizo lo mismo en el caso del ex tesorero  Álvaro Lapuerta y el exgerente Cristóbal Páez. El acta levantada por el secretario judicial de la Audiencia Nacional durante el registro que tuvo lugar en Génova 13 por 'el caso Bárcenas' en diciembre del año 2013 los expertos policiales que revisaron el servidor informático del partido se encontraron con una desagradable sorpresa: los buzones de correo electrónico de dos de los imputados en la causa de los 'papeles de Bárcenas', Lapuerta y Páez, habían sido "borrados".

Durante la instrucción del caso Bárcenas, la Policía descubrió que los buzones de correo electrónico de dos de los imputados en la causa, Lapuerta y Páez, habían sido "borrados"

Según recogía el documento judicial que daba fe de dicho registro, publicado por este periódico, el borrado del contenido de dichos dispositivos no pudo ser realizado "por el usuario físicamente debiendo ser solicitado explícitamente". Los representantes del PP que asistieron a la diligencia policial negaron cualquier implicación en esta maniobra y aseguraron que "ninguna persona de la actual gerencia ni tesorería ha ordenado dicho borrado". Los mismos apuntaron que "lo lógico es pensar que debió ser él mismo [en referencia a Lapuerta y Páez] quién antes de marcharse diera la orden ya que tenía funciones para ello".

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba