Casos sin resolver

La Audiencia recibe 20 asesinatos terroristas olvidados durante décadas en juzgados del País Vasco

La Fiscalía presenta un informe de la Policía y la Guardia Civil sobre atentados entre 1978 y 1983 atribuidos en su mayoría a ETA para que se investiguen

Fotografía de archivo, tomada en junio de 1968, en Malpica, del entierro de José Antonio Pardines
Fotografía de archivo, tomada en junio de 1968, en Malpica, del entierro de José Antonio Pardines EFE

La Fiscalía ha presentado en la Audiencia Nacional 20 denuncias de atentados terroristas sin resolver que llevaban décadas perdidos en diversos juzgados ordinarios del País Vasco. Se trata de asesinatos comprendidos entre 1978 y 1983, que han sido rescatados del olvido ahora con la intención de que se investiguen y conocer su situación procesal, según informan a Vozpópuli fuentes jurídicas.

El Ministerio Público ha dado este paso de la mano de la Policía Nacional y la Guardia Civil, que han elaborado un informe detallando cada caso y acreditando la autoría terrorista de cada muerte. La mayoría de casos corresponden a la banda terrorista ETA, pero también hay del Batallón Vasco Español o de los Comandos Autónomos Anticapitalistas. Ninguno de estos atentados mortales estaba judicializado en la Audiencia Nacional, órgano competente para casos de terrorismo.

La Fiscalía cuenta desde hace semanas con un responsable de atentados terroristas sin resolver, Marcelo Azcárraga. En las fuerzas de seguridad también hay veteranos de la lucha antiterrorista centrados en exclusiva en recuperar casos sin autor conocido. En el marco de esos trabajos se han analizado documentos internos de los terroristas y se han revisados sumarios antiguos.

Las pruebas

“Hemos encontrado atentados que se reivindicaban en ‘zutabes’ (el boletín interno de ETA) o declaraciones de terroristas en otros sumarios que sí estaban judicializados en la Audiencia Nacional y en los que se hacen referencias por lo que se abre la puerta a que todavía no hayan prescrito”, advierte a este periódico uno de los investigadores. Fueron en busca de las piezas de un puzzle que han aparecido repartidas en juzgados de instrucción del País Vasco y alguno también en un Juzgado Togado Militar.

En un principio, la cifra era de 21 casos, pero al menos en uno de ellos no pudo acreditarse la autoría terrorista y se quedó en un atraco con resultado de muerte. En aquellos años era habitual que los grupos terroristas perpetrasen este tipo de acciones para financiarse. Sobre la razón del extravío de casos ajenos al control de la Audiencia Nacional, los investigadores piden ponerse en el contexto de unos años en los que podía haber varios atentados por semana y las dificultades de seguir su curso.

Según las mismas fuentes consultados, entre la veintena de casos presentados, al menos hay ocho en los que los expedientes habían sido expurgados, es decir, destruidos, un procedimiento habitual en los Juzgados cuando se considera que un caso carece de interés. Según los cálculos de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, sólo de ETA hay al menos 27 atentados con 31 víctimas mortales que nunca llegaron a la Audiencia Nacional.

Posibilidad de ser reconocidas como víctimas

Había familias que tampoco reclamaban en los tribunales tras hacer frente al duelo personal, pero esta iniciativa precisamente pretende que puedan ser consideradas como víctimas del terrorismo en caso de que los jueces de la Audiencia Nacional ante los que recaigan estas 20 denuncias acepten asumir las causas. Eso les daría opción a ser indemnizadas en virtud de la ley de víctimas del terrorismo.

“Lo que se pide es el requerimiento de inhibición y el ofrecimiento de acciones, es decir, poner en conocimiento de las víctimas o familiares la situación del procedimiento”, dice una de las fuentes consultadas por este periódico. No oculta que la mayoría de casos puedan estar prescritos y no se pueda proceder penalmente contra sus responsables.

En el año 2011, la Fundación de Víctimas del Terrorismo que entonces dirigía Maite Pagazaurtundúa le encargó a la abogada de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Carmen Ladrón de Guevara, un informe sobre los atentados de ETA sin autor conocido. El resultado de ese estudio se remitió a la Fiscalía de la Audiencia Nacional con un listado de 349 casos.

Tras un minucioso trabajo de la Fiscalía, el entonces responsables Javier Zaragoza remitió respuesta a ese listado inicial y las víctimas zanjaron la cifra en 324 víctimas mortales de ETA cuyo autor material no había sido condenado. Desde el 2012 la Audiencia Nacional ha resuelto los atentados de 11 víctimas mortales, por lo que esa lista se ha reducido 313 casos a los que a su vez hay que restar otros dos por la sentencia dictada en Francia por el atentado a los guardias civiles asesinados en Capbreton en 2007.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba