Moncloa arremete contra los 'jóvenes de Génova'

La verdad del entorno de Rajoy sobre los cachorros del PP: "Los trajeron para ir a las tertulias"

Los jóvenes dirigentes de Génova han chocado frontalmente con el aparato de Moncloa. El presidente les dispensa afecto, pero en el equipo de Sáenz de Santamaría arremeten ahora contra los "cachorros" del PP.

Pablo Casado en TVE.
Pablo Casado en TVE. TVE

Mariano Rajoy los estima, en la distancia. Su relación con los 'cachorros' del PP es de afecto profesional. Se reúne con ellos cada lunes, en el Comité de Dirección, y poco más. Tan sólo mantiene un trato más estrecho e intenso con Fernando Maíllo, el vicesecretario general de Organización, a quien se le ha puesto al frente del aparato de la formación conservadora. El político zamorano goza de toda la confianza del presidente y se ha convertido en elemento imprescindible de Génova, ante el lento declinar de la figura de Dolores Cospedal.

Andrea Levy, rebautizada como 'Eva' por un despiste presidencial, Javier Maroto y Pablo Casado, los otros tres jóvenes vicesecretarios, fueron reclutados tras el desastre del PP en las autonómicas, "para ir a las tertulias y compensar en los medios el efecto Ciudadanos", según palabras del entorno presidencial.

Palabras gruesas y actitudes muy firmes de Maroto y Casado sobre los casos de corrupción frente a los comportamientos suaves de la secretaria general y el presidente

Maroto y Casado se han significado en forma muy expresiva sobre los casos de corrupción que zarandean desde hace años al partido y muy en especial, sobre la tibieza demostrada en el 'caso Barberá', de enorme repercusión en la opinión pública. Palabras gruesas, actitudes muy firmes de los vicesecretarios frente a comportamientos suaves de la secretaria general y los comentarios amables del presidente.

Rajoy, en su línea, deja hacer. Cada uno tiene su función. Cospedal intenta inútilmente apagar el fuego levantino. Ni logra apartar a la ex alcaldesa ("que está fuera de sí", comentan) ni se hace la paz en la organización regional. Todo lo contrario. Isabel Bonig, la presidenta del PP valenciano, ninguneada desde Madrid, echa las muelas. Los jóvenes portavoces, ante este panorama, no han disimulado su irritación, su profundo desagrado ante la decepcionante actitud de las altas jerarquías contra la lacra que les espanta.

La reacción de las bases

"Purga", reclamó Andrea Levy, contundente y firme. "Purga", replicó Maroto, con más estruendo y menos sutileza. Y empezó la tormenta subterránea, la pugna soterrada, las críticas. Los veteranos del partido se alineaban con Rita Barberá, "ni siquiera está siendo investigada por el juez", exclamaban, en la misma línea que el presidente. Los jóvenes, sin embargo, se revolvían. "Nosotros tenemos que ir por las sedes provinciales, hablar con las bases, y es demoledor", se lamentaba públicamente uno de ellos.

La afable indiferencia de Rajoy hacia los jóvenes de Génova no es compartida en todos los despachos de Moncloa, en especial, en las proximidades de la vicepresidenta

La afable indiferencia de Rajoy hacia los jóvenes de Génova, apadrinados por su jefe de Gabinete, Jordi Moragas, no es compartida en todos los despachos de Moncloa. En especial, en las proximidades de la vicepresidenta, donde no se disimula el enorme malestar que producen estas manifestaciones de los vicesecretarios, a los que ningunean. Soraya Sáenz de Santamaría, a quien se sitúa en el origen de una información publicada en El Mundo sobre la malquerencia de Moncloa hacia el 'grupo de los cuatro', no disimuló este viernes su postura. Tras recordar que ella, por edad, también podría estar en el 'grupo de los jóvenes', recitó de oficio y sin entusiasmo que "me consta que el presidente agradece sus servicios". Puso luego énfasis en lo interesante, es decir, en recordar el importante paquete de medidas legislativas contra la corrupción que ha aprobado el Gobierno en el tramo final de la Legislatura. Un trabajo de su equipo, con José Luis Ayllón, secretario de Estado de Relaciones con la Cortes, al frente, y la obligada colaboración del departamento de Justicia.

Medidas contundentes

Los 'cachorros' de Génova, en opinión de la vicepresidenta y sus colaboradores, apenas se refieren en sus intervenciones a estas medidas, ignorando las iniciativas del Ejecutivo. "Las declaraciones son importantes, pero mucho más importantes son los esfuerzos que ha llevado a cabo el Gobierno, con medidas muy contundentes para atajar la corrupción", sentenció la vicepresidenta. Y mencionó iniciativas legales como Ley de Transparencia, Ley del Control Financiero o las modificaciones del Código Penal, pioneras en este ámbito y, a su criterio, poco valoradas y escasamente difundidas.

Los 'cachorros' de Génova, en opinión de la vicepresidenta y sus colaboradores, apenas se refieren a las medidas contra la corrupción, ignorando las iniciativas del Ejecutivo

El 'grupo de los cuatro' llegó a Génova el pasado verano para transmitir la idea de una renovación del PP. Ciudadanos apretaba, le acababa de levantar la merienda en las autonómicas y municipales. Se pretendió entonces incorporar a buenos comunicadores, con imagen pulida, mensaje innovador y voluntad de entrega a la causa. "Fue como el cambio del logo del PP, pura fachada", comenta con sorna un alto personaje de Moncloa. Los cuatro miembros grupo mantienen un trato esporádico y epidérmico con el presidente. Apenas conocen sus planes. Tan sólo, lo que les transmite Moragas, que es lo justo. O lo que escuchan en los Comités de Dirección. Pocas veces, información medular. En ocasiones andan un poco perdidos, comentan en la sede del PP, donde se valora su trabajo.

Leales al presidente

Fatigan con intensidad las televisiones, las emisoras, los debates, las sedes provinciales, se dejan la piel en enfrentamientos dialécticos en los que les toca bailar con la más fea. La corrupción aparece a las primeras de cambio y, entonces, "estás muerto", comenta uno de ellos. Algún colaborador de Soraya les reprocha que a veces incluso repiten frases y conceptos con los que les bombardea la oposición. "Ella está blindada en el búnker de Moncloa, con sus abogados del Estado y su CNI, no sabe lo que es ir por los platós y visitar las sedes", menciona la misma fuente.

Les contrataron para las tertulias, como dicen en Moncloa, les echaron como carne de cañón a los platós. Están cumpliendo firmemente su cometido. Son profundamente leales a Rajoy, a quien valoran y estiman. Al menos, tres de ellos. Pero no advierten que haya rastro alguno de la renovación que se les prometió. Ha pasado casi un año y sólo han cambiado las leyes de la vicepresidenta, que llegaron demasiado tarde. Pero lo 'cachorros' no van a cambiar, mencionan en su entorno. Lo están intentando, pero chocan con pétreos muros inamovibles. Sólo les queda seguir trabajando, como Sísifo, y confiar en que, más pronto que tarde, se celebre el eternamente aplazado congreso de la renovación.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba