España

17 minutos que dejaron helado al Congreso: "Espasa rechazó hacer un libro sobre mi historia por miedo"

Ana Garrido, la archiconocida funcionaria de Boadilla del Monte (Madrid) que denunció la Gürtel en un lejano 2009, narra su historia en la Cámara Baja y como "desde el PP siguen haciéndome la vida imposible a día de hoy".

Garrido, junto a otros speakers de la reunión de Ciudadanos
Garrido, junto a otros speakers de la reunión de Ciudadanos

"He ganado dos sentencias por acoso laboral contra el Ayuntamiento de Boadilla y la última lleva parada dos años en el Supremo. Creo que la justicia en distintos ámbitos está totalmente politizada. Mi situación actual es que yo vivo de okupa en una casa y vendo pulseras a través de 'Gotas de Alma', lo que cuento ya que no tengo libro. He de decir que varias editoriales han venido a mí porque quieren contar mi historia. Una de ellas es Espasa, me llamaron diciendo que estaban interesadísimos, que llevaban mucho tiempo buscándome para hablar de este caso y al final me dijeron que no lo iban a hacer porque les daba miedo. También he tenido una propuesta de película, realizada por la guionista de la serie 'Cuéntame'".

Quien habla así es Ana Garrido, funcionaria en el ayuntamiento de Boadilla del Monte en 2009, y la segunda persona -tras José Luis Peñas en Majadahonda- en denunciar la trama corrupta que había en las localidades ricas del oeste de Madrid y que derivó en la operación Gürtel. Su camino, según relata, ha sido un "calvario" desde entonces y aún hoy, 7 años después de rebelarse contra lo que veía en un consistorio dominado por el PP, es el mismo PP, asegura, "quien mantiene con dinero público causas judiciales contra mí sin que los propios ciudadanos lo sepan".

Espasa ha sido contactada por este periódico pero no ha sido posible poder contrastar si esta declaración de Garrido es corroborada por la editorial o no. La empresa ha recordado que son muchos los editores con los que cuenta, lo cual no le permitía tener claro cuál había contactado con Garrido.

Ana Garrido fue la segunda en denunciar actos corruptos del PP en Madrid cuando aún no existía el concepto 'Gürtel'

Garrido ha relatado en un discurso de 17 minutos durante un acto de Ciudadanos en el Congreso su versión sobre lo que ha pasado con su vida desde que decidió denunciar lo que estaba viendo en el consistorio madrileño. Desde entonces, asegura, "las órdenes han sido de hacerme la vida imposible, como me reconoció un concejal". Está imputada por infidelidad en la custodia de documentos y ha tenido que renunciar voluntariamente a su puesto como funcionaria, asegura, ante la imposibilidad de seguir trabajando en el mismo ayuntamiento donde, durante aproximadamente un año, grabó conversaciones y recopiló información para demostrar la corrupción rampante. "No podía aceptar tener que volver a mi celda de castigo".

Garrido ha concitado un aplauso unánime en la sala Ernest Lluch del Congreso, copada mayoritariamente por diputados naranjas, cuando ha concluido su discurso en el que ha recordado sus frases conocidas como que "si hubiera tenido familia o hijos nunca me hubiera arriesgado a denunciar" y su indignación tras ver "cómo quien estaba robando a manos llenas tenía además un puesto de poder".

Investigación

"Cuando yo concluí la investigación me di cuenta que era una bomba. Saltaban nombres de políticos de la época de Aznar, alcaldes de la zona norte, y hable de 15 personas de las que ahora mismo hay 13 de ellas imputadas. Decidí ponerme en manos de Manos Limpias, que rápidamente dieron a conocer a Esperanza Aguirre y a Güemes esta comunicación". "Ese fue mi gran error, confiar en Manos Limpias con quien no tenía que haber hecho nada". Garrido fue la 'whistleblower' o la filtradora de esta información aunque los expertos consideran que la información realmente relevante y que ha sido incorporada en el sumario vino por parte de Peñas más que por la suya.

"La lección que están dando los políticos es que al que denuncia se le castiga"

"Normalmente el corrupto funciona en manada. Mi ex pareja, con la que estuve conviviendo, estuvo robando documentos míos en mi casa y robando de mi ordenador (información que fue adelantada por Vozpópuli)". Garrido ha sido interrumpida con aplausos durante varias ocasiones y despedido su discurso con los diputados de C's puestos en pie. "La lección que dan determinados políticos es lo que le pasa al que denuncia. Por eso cuando oigo a políticos hablar de medidas anticorrupción y ellos son los mismos que generan el acoso que yo sufro, me pongo enferma. "Toda esta maquinaria, junto con medios afines al PP, se ha inventado falacias sobre mi vida como que estaba liada con el anterior alcalde, que he manipulado grabaciones y otras cosas falsas. Los abogados me los están pagando los ciudadanos a través de la Plataforma por la Honestidad. He presentado a varios partidos políticos un borrador para luchar contra la corrupción, pero mientras que eso ocurre, ¿qué pasa con nosotros? Somos cientos de personas que hemos denunciado en España y hay que protegernos".

La exfuncionaria, de 50 años, considera que la corrupción no sólo afecta a políticos, también a funcionarios, a empresarios... o a periodistas.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba