España

Ahora Madrid dispara el gasto para 2016 un 24% y obligará a pagar el IBI a los grandes propietarios

La sección del ayuntamiento de Manuela Carmena dominada por Izquierda Unida retira la exención del pago de impuestos a las grandes empresas con negocios comerciales en la ciudad.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena EFE

Tal y como habían avisado tras la vuelta del verano, los nuevos presupuestos del ayuntamiento de Madrid presentados este jueves suponen un antes y un después en la historia presupuestaria de la capital. No de otra forma pueden analizarse unas cuentas públicas en las que el gasto subirá el 24%, lo que significa 104 millones de euros más. El presupuesto de gastos del gobierno de Manuela Carmena sube así de 4.388 millones de euros en 2015, último año con el gobierno de Ana Botella, a 4.492 en 2016.

El PSOE, tras coquetear con votar contra la subida del IBI a grandes propietarios, finalmente ha anunciado su apoyo a la medida

¿Cómo conseguirá financiarse este aumento de gastos? Como indicó el concejal de Economía y Hacienda de Ahora Madrid, Carlos Sánchez Mato, habrá una redistribución presupuestaria y también subidas impositivas para las grandes compañías: "No prórroga de la bonificación del patrimonio histórico con actividades lucrativas" significa que las grandes empresas con espacios comerciales en la ciudad (como Inditex o Primark) que ocuparan edificios históricos tendrán que pagar a partir de ahora el Impuesto de Bienes Inmuebles. El impuesto será para aquellos que tengan "actividades lucrativas" y el concejal se ha mostrado convencido de que "las entidades afectadas estarán muy gustosas de contribuir a una mejora de la ciudad. Queremos una ciudad más amable y todo eso redundará en ese tipo de inmuebles y sus propietarios". Como los impuestos serán a los propietarios, por ejemplo será Amancio Ortega, dueño de la manzana Gran Vía, 32 y casero de Primark, quien tenga que pagar más a la hacienda madrileña, tras lo que él decidirá si repercutir o no esta subida en sus inquilinos.

Pero no sólo Ortega pagará más. También lo hará Telefónica en su edificio histórico de Gran Via, los hoteles Ritz o Palace y tantos otros propietarios anónimos que perderán la bonificación del 80%. Con ella, los ingresos previstos para las arcas municipales pasarán de 3,1 millones de euros a 15,7 millones en 2016.

Los cambios en los impuestos municipales requerían el apoyo del Partido Socialista, que tras haber estado dudando en las últimas semanas sobre si dárselo o no a la alcaldesa (un voto en contra hubiera tirado abajo toda la previsión presupuestaria de Sánchez Mato), finalmente ha decidido sí apoyar la redistribución impositiva que permitirá que haya una bajada general del 7% en el IBI residencial (para todas las familias) que se compensará con las familias numerosas con valor catastral superior a 200.000 euros: se reduce a un único tramo su bonificación y por tanto pagarán más.

Estas son las medidas respectivas a impuestos del partido político fruto de la unión de Podemos, Izquierda Unida y Equo.

La nueva tasa de residuos

Por su parte, los ciudadanos de Madrid también afrontarán una tasa municipal de residuos urbanos con la que el ayuntamiento quiere recaudar 38 millones de euros. Este nuevo impuesto, conocido como TRUA, estará limitado a un máximo de 20.000 euros y su objetivo son las grandes empresas industriales en la ciudad. No afectará a inmuebles, almacenes ni estacionamientos y según el consistorio afectará a menos de un 7% de recibos. Lo que tendrán que pagar se calculará sumando su valor catastral y una cuota de generación en función del uso catastral del mismo. Lo que se pretende, según Sánchez Mato es que "quien contamine, pague".



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba