España

Absuelven a las dos activistas de Femen que se encadenaron en el altar de La Almudena

La Fiscalía consideró que las acusadas habían cometido un delito contra los sentimientos religiosos y pidió una pena de prisión de 9 meses e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena

Captura del instante en que las activistas se encadenaban al crucifijo en la catedral de Madrid.
Captura del instante en que las activistas se encadenaban al crucifijo en la catedral de Madrid. Twitter/@FemenSpain

El Juzgado de lo Penal número 23 de Madrid ha absuelto a las dos activistas de Femen de un delito de odio y contra los sentimientos religiosos que se encadenaron con el torso desnudo el 13 de junio de 2014 al altar mayor de la Catedral de la Almudena de Madrid en una protesta a favor del aborto.

En la sentencia, el juez rechaza que ambas cometiesen tales delitos, de los que las acusaban la Asociación de Abogados Cristianos y la Fiscalía, y señala que lo que hicieron fue únicamente "defender una idea, la del derecho al aborto".

En el auto del juez de lo Penal Pablo Mendoza Cuevas, se afirma que el pasado 9 de febrero del año 2016, se decretó la apertura de juicio oral contra las dos acusadas, que declararon el 16 de noviembre de 2018. El Ministerio Fiscal consideró que las acusadas habían cometido un delito contra los sentimientos religiosos, que se incluye dentro del artículo 524 del Código Penal, y pidió una pena de prisión de 9 meses e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena, además del pago de las costas.

En su torso, reza el documento, llevaban escritas expresiones como "altar para abortar", "Gallardón inquisidor", "aborto legal" o "tomemos el altar"

La acusación particular, por su parte, señaló una ristra de delitos de los que las dos mujeres habrían sido partícipes. Según su parecer, habían cometido delitos de provocación a la discriminación, al odio y a la violencia por motivos referentes a la religión o las creencias. Asimismo, veían un delito contra la libertad de conciencia y los sentimientos religiosos, y contra el respeto a los difuntos, tratando de impedir, interrumpir o perturbar actos.

"Gallardón inquisidor" o "aborto legal"

El auto señala que se prueba que la Catedral de la Almudena es un "templo consagrado al culto de los católicos" y que sobre las 9.00 horas del día 13 de junio de 2014, las acusadas accedieron al interior de la Catedral -abierta al público-, se dirigieron a la cruz de su interior y se encadenaron a la celosía enrejada, con la intención de que solo pudieran ser desalojadas con la rotura de las cadenas.

En su torso, reza el documento, llevaban escritas expresiones como "altar para abortar", "Gallardón inquisidor", "aborto legal" o "tomemos el altar". Verbalmente, además, gritaron "alborto es sagrado" y "libertad para abortar".

Fueron agentes de seguridad los que cortaron las cadenas ante la negativa de las acusadas de abrir los candados.

El auto reza que en el momento en el que se produjeron los hechos existía un arduo debate sobre el proyecto de la reforma de la regulación del aborto que, impulsado por el Ministerio de Justicia, se encontraba sometido a la fase de informe del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Las acusadas realizaron los actos debido a que consideraban que el aborto es "un derecho irrenunciable".

No negaron los hechos

El auto afirma que las acusadas no negaron los hechos durante el interrogatorio, donde solo respondieron a las preguntas de su defensa y que "es evidente" que fueron ellas mismas quienes "dieron aviso a la prensa para tomar imágenes y grabar" los hechos.

El auto afirma que las acusadas no negaron los hechos durante el interrogatorio, donde solo respondieron a las preguntas de su defensa

Sin embargo, Mendoza Cuevas señala que no está de más recordar que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha señalado reiteradamente que la libertad de expresión constituye uno de los "fundamentos esenciales de una sociedad democrática".

El magistrado afirma que no puede entenderse cometido el delito de odio puesto que sus actos no promovieron la "discriminación, el odio, la humillación o actuar de forma violenta contra terceros". Tampoco consideran que se produjera además de un acto ofensivo, un acto de "grave profanación" que afectara al derecho fundamental a la libertad religiosa de los católicos.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba