La Audiencia de Lérida ha ordenado reabrir la investigación a cuatro policías que el 1-O cargaron en el centro cívico donde un hombre sufrió un infarto. El auto, consultado por Europa Press, estima el recurso del afectado, que se opuso a la decisión del Juzgado de Instrucción 4 de Lleida, que en diciembre acordó archivar la causa.

Ahora, la Audiencia de Lérida ordena continuar la investigación y preparación del juicio a dos agentes de Policía Nacional por un presunto delito de lesiones y contra la integridad moral, y contra otros dos policías por un presunto delito contra la integridad moral.

Al denunciar el caso, el hombre afirmó que estaba en actitud pacífica fuera del centro cívico, y que durante las cargas "sufrió lesiones a consecuencia de la agresión por parte de agentes de la Policía Nacional que formaban parte del operativo policial desplegado", además de una parada cardiorrespiratoria.

Los jueces alegan un archivo precipitado

Al justificar la decisión de mantener la investigación, los magistrados señalan que "la resolución de archivo parece precipitada, sin que pueda --por ahora-- descartarse el carácter de ilícito penal en la actuación denunciada".

Consideran que es necesario indagar más para esclarecer los hechos, y piden tomar declaración a los dos agentes de Mossos d'Esquadra que hicieron el atestado de los hechos, "al margen de que tales agentes puedan aparecer o no en los diferentes grabaciones audiovisuales" que figuran en la causa.