El Liberal - Política

Ecos de la prensa independentista: Independentistas que destruyen Cataluña

Joan Maria Piqué, jefe de prensa de Miquel Buch, en una entrevista en TV3
Joan Maria Piqué, jefe de prensa de Miquel Buch, en una entrevista en TV3 CCMA

Mañana podría prorrogarse el estado de alarma quince días más si el Gobierno consigue la aprobación en el Congreso de los Diputados. No se lo van a poner fácil.

En naciodigital.cat, Ferran Casas constata que "el presidente español cree que la situación está controlada y que se puede ir volviendo a la normalidad. ¡Desconfinemos!, ha dicho la Moncloa. Y como desconfinamos, pues también se desconfina la política. Y la primera norma es que cuando un gobierno no tiene mayoría absoluta —y es el caso de quien nos ocupa— los votos no se piden gratis porque viene el lobo de Vox. Los votos se negocian".

Ante el voto en contra anunciado el lunes por ERC, José Antich cree que "la mayoría parlamentaria que fraguó Pedro Sánchez para la investidura ha sufrido (…) un boquete de agua considerable".

El gobierno cuenta "con sus 155 votos y otros ocho sufragios de partidos pequeños, que elevan la cifra a 163" y en el no hay 166. Puesto que "necesita sumar más síes que noes, la clave está en manos, sobre todo, de Ciudadanos, y en menor medida de PNV".

"Lo que está consiguiendo el presidente Sánchez tiene mérito" —afirma el director del Punt-Avui—. "Dentro de nada no tendrá apoyos para renovar el estado de alarma ni en la derecha (¿dónde quedará lo de “Todos unidos contra el virus”?) ni entre los independentistas que le apoyaron, si hemos de hacer caso del puñetazo de Marta Rovira (y no de Tardà, claro, que en ERC hay quien anhela una abstención)". Tal vez, en la negociación política, quieren jugar al juego del independentista malo y el independentista peor.

El editorial del Ara critica al gobierno socialcomunista por no haber creado un "mecanismo de cogobernación" con ERC y PNB, y a la derecha por haber reincidido en su "tradicional falta de sentido de estado".

"Esta falta de responsabilidad del PP vuelve a poner en el punto de mira a los independentistas catalanes y a los nacionalistas vascos, que una vez más se ven en la tesitura de sacar las castañas del fuego al gobierno socialista en un momento delicado. JxCat y ERC, sin embargo, ya han dicho que votarán en contra. Con todo, Sánchez tiene razón en una cosa: si cae el estado de alarma, cae toda la arquitectura jurídica que ahora mismo ampara tanto las medidas de confinamiento y restricción de la movilidad como las ayudas a trabajadores (ERTEs por causa de fuerza mayor), autónomos o familias (prórroga de los contratos de alquiler)".

Por ello el editorial aconseja, si la prórroga no es posible, "buscar alternativas legales al estado de alarma". No parece muy inteligente por parte de la oposición rechazar la prórroga para luego ver cómo las medidas del estado de alarma retornan por otros procedimientos más inciertos.

El ininterpretable Joan M. Piqué

El consejero de Interior, Miquel Buch, no quiere hablar más de un tweet, ya borrado, que lanzó el jefe de su oficina de comunicación, Joan M. Piqué.

"Conozco el objetivo de este tweet, no iba en el sentido que muchos han querido mal interpretar, o han interpretado por sí solos, y por lo tanto, pues, fue retirado el tweet en función de que podía generar esta mala interpretación; ya está; por mí, tema resuelto y acabado".

Por consiguiente, evitemos interpretarlo, ni bien ni mal, y limitémonos a constatar en qué consistía. Piqué reprodujo la imagen de un cartel de propaganda bélica del bando republicano, obra del dibujante Josep Renau; creado en 1937, en plena Guerra Civil; lo presentó con la frase: "Tal vez es un enfoque que todavía no hemos planteado y funcionaría".

En el centro del cartel hay dos manos: una sostiene un fusil mientras la otra introduce en el cargador un peine de cinco balas; se trata de un fusil de cerrojo, tal vez el Mosin-Nagant, de manufactura soviética, el más usado por la infantería republicana.

Por encima están los años «1808» y «1936», estableciendo un paralelismo entre el inicio de la guerra de Independencia y el de la guerra en curso. De fondo, hay una banda, en diagonal, con los colores de la bandera republicana. Abajo, el lema: "De nuevo por nuestra independencia".

En la llamada guerra de Independencia, se enfrentaron en territorio peninsular fuerzas españolas, con el apoyo británico, al imperio francés de Napoleón. En la guerra civil, los dos bandos presentaban al adversario como subordinado a fuerzas externas: el bando nacional lo estaba a las potencias del eje según el bando rojo, y éste a Rusia según el bando nacional.

Hasta aquí el cartel. ¿Cuál es "el enfoque que todavía no hemos planteado» a que alude Piqué? ¿Qué clase de enfoque" podría ser viniendo ilustrado por un arma cargada?

No vayamos a especular sobre el mensaje que contiene el tweet de Piqué porque ya Buch ha dejado claro que lo interpretaríamos mal.

Pero manda huevos que un jefe de comunicación, que se supone que debería ser claro, conciso y ajeno a toda ambigüedad, lance al público mensajes tan propicios a una mala interpretación.

Independentistas que destruyen Cataluña

Tremendo veredicto de Enric Vila sobre el impuesto de sucesiones, en Por la espalda, publicado en elnacional.cat: Donde todo el mundo ve, en principio, un desmesurado afán recaudatorio, Vila percibe una conspiración anticatalana dirigida por los dirigentes del independentismo:

"La nueva ley de sucesiones aprobada por el Parlament es la cima de la lógica de la destrucción que los políticos procesistas han implementado en los últimos años para frenar a sus votantes. Como que España no podía parar la independencia, la han parado los partidos de la Generalitat haciendo de la política un oficio cada día más siniestro".

Se trata de un atentado contra la familia, "a única institución que el pujolismo protegió seriamente de la propaganda progresista y del expolio de Madrid", ya que el objetivo de los dirigentes actuales es "tener un país atomizado y caciquil, lleno de individuos indefensos, que repitan consignas como loros". ¿Habría que concluir pues que en tiempos del viejo autonomismo los catalanes vivían mejor, o al menos no sufrían el espolio a que hoy están sometidos?

Por su fuera poco, los políticos procesistas son culpables de incrementar la mortalidad. En una clara alusión al míting de Perpiñán del 29 de febrero, afirma:"Después de provocar miles de muertes alentando manifestaciones, cuando Italia ya estaba confinada, ahora quieren acabar de hipotecar el país poniendo impuestos al esfuerzo de los catalanes que trabajan para facilitar el futuro de sus descendientes".

Se acaba el aparcamiento gratuito en Barcelona

Otro desmesurado afán recaptatorio es el del Ayuntamiento de Barcelona. Informa metropoliabierta.com que  Colau eliminará los aparcamientos gratuitos de Barcelona.  

Quedan en estos momentos 55.905 plazas de aparcamiento no regulado. Durante el estado de alarma, las áreas verde y azul están siendo gratuitas, pero se prevé que vuelvan a ser de pago desde el próximo 11 de mayo y con tarifas basadas en la clasificación medioambiental del vehículo.

La estrategia municipal es bien clara: "El objetivo a corto-medio plazo es ir incrementando el número de plazas de estacionamiento regulado hasta conseguir la regulación prácticamente total del estacionamiento en superficie de la ciudad." Y prácticamente total significa total.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba