Desde la Plataforma Fruita amb Justícia Social aseguran que la instalación de la carpa para hacer tests PCR a los temporeros sin techo no es más que un “montaje publicitario” por parte del Ayuntamiento de Lleida, opinión que también comparten desde la CUP. El Consistorio y el Departament de Salut habían difundido la colocación de una carpa con profesionales de la unidad de intervención y apoyo de los servicios especializados del Sistema d'Emergències Mèdiques (SEM), donde se llevarían a cabo un centenar de PCR en una rueda de prensa celebrada el pasado 19 de mayo por la tarde. Posteriormente, se efectuarían los tests, en medio de un revuelo mediático, de manera que solo se hicieron 40 pruebas, en lugar de las 100 anunciadas. “Se informó mal a los temporeros, generando alarma y desconfianza entre ellos y el Ayuntamiento. No había mediadores, ni traductores y buena parte de ellos pasaron de hacerse la prueba”, ha criticado Llibert Rexachs, de la Plataforma Fruita amb Justícia Social, quien ha culpabilizado a la Paeria (ayuntamiento) del “circo mediático” en el lugar donde se hicieron los PCR. “Había -continúa- mucha gente, entre políticos, prensa e incluso mossos d’esquadra. Al ver el espectáculo, muchos temporeros declinaron entrar en la carpa”. Según Rexachs, se debería haber garantizado la “confidencialidad, seguridad,  intimidad y privacidad” de los temporeros.

Acallar la polémica

“Con los PCR han intentado acallar la polémica, aunque, en realidad, son muy poco efectivos. Solo se los han hecho 40 temporeros, de manera que el resto siguen durmiendo en la calle”, lamentan desde la entidad. También reconocen que desconocen los resultados de estos PCR y no les consta que haya temporeros con síntomas de Covid-19, lamentando la “falta de planificación absoluta”, por parte de la Paeria y el consistorio leridano. “La pregunta es: si todos los temporeros se hubieran hecho los PCR, ¿dónde los hubieran alojado? Porque en el pabellón Agnès Gregori no caben”, recalca Rexachs. El Ayuntamiento se ha comprometido a derivar a las personas sin alojamiento que den positivo al Hotel Rambla y a las que den negativo al pabellón Agnès Gregori, según Europa Press. A partir del día 1 de junio se les alojará en el pabellón definitivo, aunque falta por confirmar si será el 3 de la Fira de Lleida, situada en el parque urbano Camps Elisis.