Este año, las familias volverán a hacer un gran esfuerzo para que los más pequeños de la casa no se queden sin juguetes. La industria juguetera española se frota las manos y avanza algunos de los números que baraja: el 60% de las familias combinarán las compras online con las que lleven a cabo en la tienda física, con un gasto medio total de 190 euros y una media de 10 juguetes por niño/año, todavía por debajo de países como Reino Unido (39), Alemania (23), Francia (21) y Estados Unidos (43).  

El “efecto calendario” podría contribuir a un ligero incremento de las ventas de esta campaña. La semana de Reyes contará con 7 días hábiles, lo que supone concentrar un gran porcentaje de las compras en toda una semana.  La Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ) prevé un crecimiento de la facturación del 4%, por encima de los 1.600 millones de euros, frente al retroceso del -4,09% registrado en el año 2018. Las buenas perspectivas para el mercado nacional, con un retail -comercio online y tienda física- recuperado de la caída experimentada el pasado ejercicio (en septiembre acumulaba un crecimiento del 2,46%), unido al lanzamiento de nuevos productos por parte de los fabricantes, contribuyen a unos buenos resultados, dejando atrás las dificultades y recuperando los niveles de dos años atrás.

El sector espera un crecimiento de la facturación del 4% frente al retroceso del -4,09% registrado en el año 2018.

Este año, el retail se recupera y muestra las últimas novedades en juguetes para todas las edades.

Crece la demanda de juguetes licenciados

Por categorías, las figuras de acción, muñecas, juegos de mesa, puzles, coleccionables y peluches, junto con los juguetes bajo licencia serán los best sellers de esta temporada, según las previsiones de la Asociación. Además, y a diferencia del año pasado, se han proyectado numerosos estrenos cinematográficos que van a aumentar la cuota de mercado de producto licenciado, en torno al 26%. Entre las licencias que mejor resultado pueden ofrecer al juguete destacan Frozen y Toy Story seguidos por Fortnite, Star Wars, Jurassic Park o Harry Potter, entre otras.

Asimismo, se observa una tendencia creciente de juguetes eco, realizados con materiales reciclados y a base de procesos sostenibles.

Buen comportamiento del comercio exterior

La industria juguetera mantendrá una línea de crecimiento hasta finales de año, gracias al buen comportamiento del comercio exterior. Las exportaciones sumarán 600 millones de euros, es decir, el 37,5% de la facturación, junto al crecimiento de las importaciones, reflejando la confianza en la recuperación del mercado interior por parte del retail. Ambas alcanzarán un 7 y un 6% de crecimiento respectivamente a finales de año, dinámica que se sumará a la recuperación del sector en términos de facturación.

Los juguetes licenciados, a partir de estrenos de películas, ganan peso en ventas.

El ecommerce de juguetes sigue creciendo y podría superar el 20% al término de la campaña (18% el año pasado). Las compras por Internet ganan peso en nuestro país, aunque todavía se sitúan por debajo de las cuotas de Francia (30 %), Alemania (40%) o Reino Unido (más del 40%).

El ecommerce de juguetes podría superar el 20% al término de la campaña. Las compras por Internet ganan peso en nuestro país, aunque todavía se sitúan por debajo de las de otros países europeos. 

La mejora de la experiencia de compra en la tienda física, junto a la apuesta por el online, así como un repunte de las licencias de estrenos potentes este año son algunos factores que garantizan el repunte del sector. “En lo que llevamos de año crecen con fuerza las figuras de acción (50%), muñecas (12%), juegos y puzles (16%), peluches (5%), y otras como coleccionables y juegos de cartas también harán una gran aportación al crecimiento de este año”, asegura José Antonio Pastor, presidente de la entidad.

La estacionalidad sigue siendo la principal preocupación del sector, aunque este apuesta por reducir su dependencia de la campaña de Navidad y Reyes. “Según datos de NPD Group, el 68,5% de las ventas anuales se concentraban en esta época, en el año 2010. Ocho años después, este porcentaje ha bajado hasta el 63,18%”, ha añadido.

En nuestro país, la mayoría de los fabricantes se sitúan en la Comunidad Valenciana y Cataluña.

Alta concentración geográfica

Una de las características de los fabricantes del sector juguetero, es su alto nivel de concentración geográfica. La industria del juguete se halla, sobre todo, en la Comunidad Valenciana y Cataluña, zonas que representan más del 70% de la actividad de todo el país. El sector cuenta con 249 fabricantes que dan empleo a 4.844 trabajadores (más de 20.000 de manera indirecta) y facturan 1.594,31 millones de euros (datos del año 2018). La Comunidad Valenciana posee 97 empresas que contratan a 2.009 trabajadores y facturan 582,96 millones de euros; mientras que Cataluña tiene 73 empresas que dan trabajo a 1.345 empleados y comercializan por valor de 560,12 millones de euros.

En cuanto a las tendencias del mercado, la industria del juguete se orienta, cada vez más, hacia un producto de alto diseño, calidad y valores pedagógicos que le permita competir en los mercados internacionales, donde el factor precio es decisivo en la compra. Entre nuestros principales compradores destacan Portugal, Francia, Italia y Alemania.

Además, el sector del juguete español es el segundo en inversión y empleo en Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) de la Unión Europea. Precisamente, este área aglutina el 7,5% de los empleados. Los fabricantes apuestan claramente por la innovación que les permite, con facilidad, renovar el 65% de su catálogo cada temporada.