El Liberal/Economía

Así es la oficina que viene

Las compañías que se dedican a las nuevas tecnologías y la digitalización empiezan a acaparar el mercado de oficinas barcelonés. Este modelo de negocio, con un gran recorrido por delante, contará con oficinas cómodas y espacios versátiles que facilitarán el intercambio de conocimientos y la conciliación de vida laboral y personal.

Las oficinas futuras facilitarán la conciliación personal según la charla celebrada en BMP.
Las oficinas futuras facilitarán la conciliación personal según la charla celebrada en BMP. Anna León

El mercado de oficinas barcelonés atesora 328.000 m2 al término del primer semestre, lo que supone una mejora del 6,4%, comparado con el mismo periodo del año anterior, según la consultora inmobiliaria Savills Aguirre Newman. La demanda de oficinas en la Ciudad Condal se ha mantenido activa durante el verano, cuando se llegaron a cerrar operaciones por valor de casi 80.000 m2. Aun así, esa demanda tropieza con una oferta insuficiente debido a la falta de suelo disponible en el conjunto de la ciudad, incluido el distrito 22@, registrándose tasas de disponibilidad del 4,45% y 2,4%, respectivamente. Ante semejante coyuntura, se perfilan alternativas como el área sur (plaza Europa, L’Hospitalet) y la periferia de Barcelona.

Empresas tech y coworkings al alza

Buena parte de esa demanda que se provee de m2 está formada por empresas tech, sobre todo digitales, tal y como ha asegurado Anna Gener, CEO Barcelona de Savills Aguirre Newman y moderadora de la mesa redonda Las oficinas del futuro: qué necesitan de los nuevos usuarios, organizada en Barcelona Meeting Point el pasado 17 de octubre. La escasez de superficie ha propulsado la aparición de los operadores coworkingque ya representan el 15% del espacio absorbido. Los coworking, y su éxito, son otro de los fenómenos que ha destacado Gener al inicio de la charla. Una mesa redonda donde se le ha dado la palabra a los usuarios de los inmuebles y que ha contado con las intervenciones de: Miquel Martí, CEO de Barcelona Tech City; Sacha Michaud, CEO y cofundador de Glovo; Elena Koefman, Chief People Officer de Travelperck y Franz Pallarés, cofundador de Aticco Coworking.

El mercado de oficinas barcelonés atesora 328.000 m2 al término del primer semestre, lo que supone una mejora del 6,4%, comparado con el mismo periodo del año anterior

Imán para el talento

Martí, CEO de Barcelona Tech City (organización sin ánimo de lucro abierta al conjunto del ecosistema tecnológico local e internacional), ha asegurado que el histórico de la ciudad y su potencial para atraer administraciones, emprendedores, startups, inversores, incubadoras, multinacionales, universidades y escuelas de negocio ha actuado como un imán de captación de talento, con estudios superiores en su mayoría.

La generación millennial pone ese talento y formación a disposición de empresas y startups siempre y cuando se sientan “motivados” y “a gusto” en su lugar de trabajo. “Te encuentras cosas muy curiosas. La mitad de nuestra plantilla (entre 22 y 24 años) viene a trabajar en bicicleta o patinete. Debemos acondicionar la oficina para que los puedan estacionar”, ha explicado Koefman, de Travelperck. “Algunas empresas ponen en marcha programas educativos para las mascotas de sus empleados”, ha comentado.

El debate sobre la oficina del futuro ha despertado un gran interés.
El debate sobre la oficina del futuro ha despertado un gran interés. Anna León

Espacios flexibles y versátiles

  • Dado que las startups crecen con gran rapidez durante su fase de escalamiento y sin prever cómo será su plantilla en 12 meses, necesitan flexibilidad. Esta necesidad de incrementar o no sus recursos humanos se traslada al interiorismo y la decoración de la oficina, dotada de espacios flexibles y versátiles, destinados a varios usos. Espacios meet up que favorezcan el intercambio de conocimientos, a medio camino entre el trabajo y la vida social. La buena ventilación, la luz natural y las temperaturas moderadas promueven actitudes colaborativas y proactivas.
  • Se trabajará en edificios autosuficientes, donde se controle el consumo energético y la generación de emisiones. También se incorporarán espacios verdes, creando atmósferas ricas en oxígeno.
  • Las nuevas tecnologías no podrán faltar: apps y el internet de las cosas para regular la temperatura, reservar salas o monitorizar el uso de los espacios del edificio. Se habla de impresión 3D y realidadaumentada y virtual inmersas en los procesos de trabajo.
  • La cultura jerárquica desaparece y los despachos pasarán a la historia. Los compañeros se reunirán durante unos minutos y varias veces a lo largo del día. Estas reuniones se harán de pie, de manera que se pasará menos tiempo ante la mesa de trabajo. Además, se va a tender al work like flow(trabajar de manera fluida) en lugar del work life balance (equilibrio entre empleo y vida personal).
  • En suma, parques tecnológicos con servicios atractivos para sus usuarios (parking de bicicletas, cafetería, estancias de coworking, gimnasios, espacios de networking y formativos, etc) y oficinas inteligentes, agradables, sostenibles y flexibles en un futuro no muy lejano. La cuestión es: ¿está preparado el sector inmobiliario para cubrir esta nueva demanda del mercado?


Volver arriba