Mango espera volver al beneficio tras tres años consecutivos de pérdidas. La llega de Toni Ruiz a la Dirección General ha sido un revulsivo para la compañía, inmersa ahora en la ampliación de su centro logístico de Lliçà d'Amunt, que ha permitido reducir los costes de forma considerable y prestar servicio a los 110 países en los que opera desde este único punto.

En el inicio de la semana con mayor facturación del año, Ruiz ha señalado que la recta final del año es "muy importante". "Hemos trabajado muy duro para continuar creciendo en ventas este año", ha señalado. "Somos optimistas" para "definitivamente darle la vuelta a los resultados de la compañía", ha indicado. "Esperamos confirmarla en breve", ha comentado. "Mango debía cambiar e innovar para poder competir en la industria de la moda" y este centro logístico es "clave".

En los últimos años, Mango ha levantado tiendas más grandes, especial empeño en la logística con el e-commerce, que supone hasta ahora el 20% de la facturación; y la rama multicanal. Se están realizando envíos y recogidas de pedidos desde las mismas tiendas. "Estamos más preparados y somos más competitivos", ha considerado.

Acuerdo en Canadá

En cuanto a los mercados, Mango está realizando modificaciones en China para adaptarse a los clientes, mientras ha considerado que el acuerdo firmado con Macy's en julio para crecer online en EE UU está teniendo un impacto positivo. Asimismo, están en negociaciones con Hudson's Bay para expandirse en Canadá. "Están muy interesados en nuestros productos", ha asegurado. "Hemos empezado con dos tiendas allí", ha puntualizado. "Si bien EE UU y China son dos mercados interesantes, el potencial de crecimiento en otros puntos es aún espectacular", ha considerado.

Mango ha sufrido en los últimos años las temperaturas más elevadas de lo normal en España, con un retraso en las ventas de ropa de abrigo, mientras que la colección para atraer al público joven no fue tan aceptada como apuntaban las expectativas, junto con una caída del consumo. Todo ello supuso la salida de Enric Casi como director general. Ahora, la expansión de Mango se centra en el e-commerce, en plena simbiosis con la venta en la tienda tradicional.