Durante los últimos años tanto el Gobierno como la Generalitat, y por supuesto, el Consorci de la Zona Franca  de Barcelona (CZFB) han trabajado a fono para que Nissan se quedara en Barcelona. En este sentido se les ha ofrecido condiciones de alquiler favorables. Pero finalmente esto no ha sido posible tal como ha asegurado Pere Navarro delegado del Estado en el CZFB en declaraciones a TV3 esta mañana.

"La decisión de cerrar la planta de la Zona Franca obedece a una estrategia de reforma global del grupo y no tiene nada que ver con las condiciones que se les ha ofrecido hasta ahora". Ha sostenido el delegado.  "Nuestra máxima preocupación ahora son los trabajadores que están en esta situación tan difícil. Lo que debemos hacer tanto las administraciones que tienen competencias como la Generalitat y el Gobierno es crear espacios para que estas personas tengan una segunda oportunidad según su perfil".

Pere Navarro también ha asegurado que están buscando nuevas empresas y oportunidades para que se puedan reubicar en la parcela que ocupaba Nissan.

El delegado del estado en el Consorci ha explicado que aunque aún hay conversaciones para revertir la decisión de la central de Nissan en Japón no se pueden quedar parados y en este sentido ya están buscando nuevas empresas que se puedan reubicar en la zona de la automovilística.