El Ayuntamiento de Castelldefels se ha escudado en AENA para justificar no haber contado con las plataformas vecinales Prou Soroll y Preservem Castelldefels y el Observatorio Ciudadano Intermunicipal del Medio Ambiente en la reunión que mantuvo en enero con el operador aeroportuario para conocer los proyectos de ampliación del Aeropuerto Josep Tarradellas El Prat que baraja la sociedad pública presidida por Maurici Lucena. "Esa reunión fue convocada por la sociedad pública, tal como hizo durante esas semanas con otros municipios del delta", han explicado fuentes municipales a El Liberal.

Nada han dicho sobre la obligatoriedad de que participen los técnicos del observatorio en estos encuentros, a pesar de que así lo indican los estatutos del mismo. Dado que el Consistorio pertenece a este observatorio, el equipo técnico debería haber acudido a la reunión con Lucena, tal y como ha sucedido en otras ocasiones, según otras fuentes municipales.

Maurici Lucena, presidente de AENA

Las plataformas vecinales y el observatorio comunicaron ayer al Ayuntamiento, gobernado por el PSC, ERC y Movem, la ruptura de las relaciones con el mismo por considerar, entre otras cuestiones, que no está defendiendo correctamente los intereses de los residentes en el municipio en lo que al aeródromo se refiere. Y es que, de los proyectos que baraja AENA para modernizar el Aeropuerto de Barcelona, el que más posibilidades tiene de salir adelante es el relativo al cambio de usos de las pistas, que, con una inversión baja, permitiría incrementar notablemente el número de operaciones, además de un desarrollo urbanístico que pasa por la construcción de varios hoteles y espacios de ocio para los viajeros. Esto supondría un incremento notable de los niveles de ruido y contaminación que ya soportan los vecinos de Castelldefels por su cercanía con el aeródromo. 

Maria Miranda, alcaldesa de Castelldefels.

Tanto las plataformas como el observatorio temen que el Gobierno municipal apoye finalmente esta alternativa, descartando otras como la propuesta por el PP de descentralización aeroportuaria y optimización de los aeródromos de Girona y Reus, mejorando las comunicaciones entre estos y Barcelona.

Moción en contra 

Desde el Ayuntamiento se asegura que su postura es la misma hoy que en 2014. Fue entonces cuando, en sesión plenaria, se aprobó una moción contraria a "la configuración de pistas independientes o mixtas por el perjuicio medioambiental que ello comportaría". En la misma moción se apuntaba también que el Consistorio apuesta por "el equilibrio y la compatibilidad entre el crecimiento responsable del Aeropuerto de Barcelona y el necesario respeto al bienestar de los municipios y vecinos de su entorno".

Nada han indicado las fuentes municipales sobre la ruptura de las relaciones con Prou Soroll y Preservem Castelldefels. Quienes sí lo hicieron ayer fueron los concejales del PP y de Ciudadanos, Manu Reyes y Guillermo Massana. Ambos reclamaron al Gobierno municipal que reconduzca la situación con los vecinos y recordaron que solo la unidad y la coordinación permitirán hacer frente a los planes de AENA.