La Cámara de Barcelona ha abierto la guerra por la influencia con las grandes patronales catalanas. Tras años de inactividad y con un potente servicio de estudios económicos, el nuevo equipo gestor, liderado por Joan Canadell, pretende competir de tú a tú con las patronales al ser la "representante de todos los empresarios de Barcelona y no solo de asociados", según han señalado fuentes de la institución a El Liberal. Este hecho ha provocado un conflicto con las dos patronales más representativas de Cataluña, Pimec y Foment del Treball, que están actuando a la defensiva.

Una muestra de este encontronazo ocurrió el pasado viernes, en el Hotel Palace, durante el desayuno de Josep Montilla, al que estaban invitados ministros y al que acudieron el líder del PSC y la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que actuó como maestra de ceremonias.

Los presidentes de Foment y Pimec, Josep Sánchez Llibre y Josep González, realizaron críticas a Canadell, que respondía a las mismas con más leña, según ha corroborado El Liberal y adelanta La Vanguardia. El choque entre los tres representantes empresariales más importantes de Cataluña tuvo un final inesperado al confirmarse que ni Foment ni Pimec acudirán a la reunión prevista sobre el déficit de infraestructuras convocada por la Cámara de Barcelona y que tendrá lugar a finales de este mes, según han asegurado fuentes de ambas entidades a este medio. "No acudiremos al acto", han zanjado.

"Se ha invitado a ambas al acto, si no acuden, tendremos que tomar la iniciativa por nuestra cuenta", han puntualizado fuentes de a Cámara, que afirman que "la primera intención era trabajar entre los tres". 

Voracidad de la Cámara de Barcelona

Los motivos de esta guerra abierta se debe a la voracidad del nuevo equipo de la Cámara de Barcelona, que busca estar en los principales foros de debate. "Es una confrontación", han asegurado fuentes de la Cámara de Barcelona, que han admitido que la nueva acción de esta institución "hace sentir incómodas a las patronales".

"Con el anterior equipo ejecutivo, la Cámara de Barcelona no planteaba este debate, sino que trabajaba conjuntamente con las patronales, especialmente con Foment, delimitando así su radio de actuación", han señalado las mismas fuentes. 

Funciones dejadas a las patronales

Para las fuentes de la Cámara, la "confrontación" se podrá resolver una vez se acoten las competencias de los "actores económicos". "El nuevo equipo de la institución considera que representa a todos los empresarios, y no solo a los asociados, como hacen las patronales", han matizado. "Ahora tratamos de entrar en más sectores y ámbitos económicos, no solo en las infraestructuras", han apuntado. "Tenemos que estar en todos y cada uno de los debates", han resumido.

En este sentido, han destacado la importancia de las Cámaras de Comercio sobre las patronales. "En otros países, como Austria, no existen patronales para negociar con los sindicatos. No vamos a encasillarnos. No tenemos por qué hacerlo", han afirmado, por esta razón todo lo que tocamos "ahora está generando conflicto". Fuentes empresariales consultadas por elliberal.cat han manifestado su preocupación especialmente por el marcado signo independentista de la Cámara que contamina todos sus pronunciamientos.