El Liberal/Economía

El alquiler gana peso en Cataluña durante los últimos seis meses

La falta de ahorro es uno de los principales obstáculos a la hora de acceder a una vivienda, tal y como ha asegurado Beatriz Toribio, directora de estudios de Fotocasa, quien ha descartado también la existencia de una nueva burbuja inmobiliaria en la comunidad autónoma y en el resto del país

La falta de ahorro es el principal obstáculo para comprar una vivienda en Cataluña, según el portal Fotocasa.
La falta de ahorro es el principal obstáculo para comprar una vivienda en Cataluña, según el portal Fotocasa. Anna León

Aunque el sentimiento de propiedad sigue muy arraigado entre 7 de cada 10 catalanes, el alquiler de viviendaha ganado terreno durante el último semestre, según la segunda ola del estudio Radiografía del mercado de la vivienda en Cataluña en 2019. Beatriz Toribio, directora de estudios del portal Fotocasa, ha resaltado que han crecido tanto la oferta como la demanda de pisos en alquiler, apostando por tendencias como el coliving, durante el encuentro organizado para la prensa en las oficinas barcelonesas de Adevinta, el 14 de octubre.

El estudio pone de manifiesto que la oferta de alquiler por parte de propietarios particulares ha pasado del 4al 6% en solo seis meses en Cataluña; mientras que la demanda ha aumentado del 13 al 16% influenciada por el inicio del curso escolar y la necesidad, incluso, de compartir piso, en opinión de Toribio. “Todavía se cree que un piso es la mejor herencia que te pueden dejar y vivir de alquiler es tirar el dinero. Pero a la práctica sigue avanzando esta segunda modalidad, especialmente la demanda de habitación en piso compartido”, ha afirmado. Esta segunda ola pretende dar continuidad al informe presentado el pasado mes de marzo y mostrar los cambios significativos que se detectan en el mercado en los últimos seis meses del año. Para ello, se parte de las opiniones de un panel independiente con una muestra de 5.011 personas representativas de la sociedad española y cuyas edades oscilan entre los 18 y los 75 años.

Aunque el sentimiento de propiedad sigue muy arraigado entre 7 de cada 10 catalanes, el alquiler de vivienda ha ganado terreno durante el último semestre, según el estudio

Barcelona se lleva la palma con los alquileres más altos por m2. En concreto, los distritos donde se paga más son: Sarrià-Sant Gervasi (17,22 euros por m2), Ciutat Vella (16,75 euros), Eixample (16,66 euros) y Les Corts (16,59 euros). En la cola se sitúan Sant Andreu (15,13 euros por m2), Sants-Montjuïc (14,82 euros), Horta-Guinardó (13,32 euros) y Nou Barris (12,44 euros por m2).

Se aplaza la decisión de compra

Crece la intención de compra, sobre todo entre los jóvenes, aunque estos últimos son los que cierranmenos operaciones. Es más: la decisión de disponer de hogar propio se aplaza, tendencia que se acentúa en Cataluña. A nivel nacional, el 46% de los entrevistados descartan adquirir una vivienda, mientras que el 37% no tiene intención de comprar a medio plazo, en los próximos cinco años. No obstante, la media aumenta en la comunidad autónoma catalana: el 50% descarta comprar y el 35% no tiene intención de ello. Curiosos son también los motivos que llevan a tomar una decisión u otra: “Mientras la situación laboral y económica dificulta la adquisición de vivienda en la mayoría de las comunidades autónomas, en Cataluña el obstáculo principal es la falta de ahorro. Aunque la mayoría de los usuarios dispongan de empleo, aunque sea de baja calidad, el nivel de vida es más alto. Piensa que la compra de una vivienda requiere un 20 o 30% de ahorro”.

Barcelona sigue ostentando el precio de venta por m2 más alto de toda Cataluña. En la actualidad, los distritos más caros para adquirir una vivienda son: Sarrià-Sant Gervasi (5.635 euros por m2), Eixample (5.267 euros), Les Corts (5.023 euros), Gràcia (4.652 euros) y Ciutat Vella (4.642 euros por m2). Los más económicos son: Sant-Andreu (3.238 euros por m2), Horta-Guinardó (3.209) y Nou Barris (2.592 euros por m2).

Burbuja inmobiliaria, ¿sí o no?

La percepción de que el mercado inmobiliario se esté aproximando hacia una nueva burbuja inmobiliaria, como sucedió durante el periodo 2007-2008, no ha dejado de crecer en los últimos años. En Cataluña, esa sensación es incluso ligeramente superior a la de la media nacional: 6,8% sobre una base de 794 entrevistados y 6,6% sobre una base media de 1.772 encuestados en el resto del país. “Nosotros descartamos que el mercado vaya camino de una burbuja inmobiliaria, porque no se dan las circunstancias que existían durante los años 2007 y 2008. En aquel momento, el principal responsable de la burbuja inmobiliaria fue la financiación. Se concedieron más de un millón de hipotecas, mientras que ahora no pasamos de las 300.000 en todo el país”, ha argumentado Toribio. En el punto álgido de la crisis, se llegaron a cerrar 800.000 operaciones de compraventa nacionales, mientras que en la actualidad se concretan 515.000.

Sea como fuere, la crisis económica no provocó, únicamente, la burbuja inmobiliaria. La inestabilidad laboral y la falta de disponible dificultan el acceso a la vivienda,desde entonces. Por ello, el alquiler se posiciona como una de las tendencias más dinámicas del mercado, presentes y futuras.



Volver arriba