ECONOMÍA

Conmoción en Continental ante el posible despido de los 760 trabajadores de la planta de Rubí

El proceso de “reindustrialización” de la multinacional alemana para adaptarse al coche eléctrico implicará el despido de 5.040 trabajadores en todo el mundo. El plan de la empresa en Barcelona, vender su fábrica cuanto antes o dejarla morir en seis meses, enerva al comité de empresa

Continental se plantea cerrar en unos meses su planta de Rubí (Barcelona).
Continental se plantea cerrar en unos meses su planta de Rubí (Barcelona). ELC

El comité de empresa de Continental Automotive de Rubí ha advertido este lunes de la conmoción que supondrá el despido de los 760 empleados fijos de la multinacional Continental en la fábrica de Rubí, en las afueras de Barcelona.

La presidenta del comité de empresa, Núria Requena, ha alertado del impacto negativo que el despido de la plantilla tendrá no sólo para la localidad de Rubí (77.000 habitantes) sino para el resto del Vallès Occidental, una comarca barcelonesa de tradición industrial que sigue castigada actualmente por los efectos de la crisis económica de 2008.

Continental se dedica a la fabricación de neumáticos y componentes de coches. De los 760 empleados de la multinacional amenazados con el despido, cerca de 400 están empadronados en Rubí.

El resto son vecinos de Cerdanyola, Ripollet, Badia, Sabadell o Barberà del Vallès, entre otras localidades de la comarca, según los datos proporcionados a este periódico por el comité de empresa de Continental Automotive de Rubí.

Las mujeres son el 85%

Prácticamente nueve de cada diez miembros de la plantilla de Continental Automotive de Rubí son mujeres que tienen una edad media de 45 años “a las que les sería muy difícil encontrar un nuevo empleo”, lamentan desde el comité. “El 85% somos mujeres”, recuerdan.

La situación es “crítica”, según Requena, dispuesta a que el colectivo pudiera asumir otras funciones dentro de la empresa para evitar el despido masivo que plantea la dirección en fábricas de medio mundo.

El plan de Continental es vender cuanto antes su fábrica de Rubí o dejarla morir en seis meses

El proceso de “reindustrialización” de la multinacional alemana para adaptarse al coche eléctrico implicará el despido de 5.040 trabajadores en todo el planeta. En Barcelona, el plan de la empresa es vender su fábrica cuanto antes. Continental ha fijado un plazo de seis meses de negociaciones.

La deslocalización causada por la adaptación al coche eléctrico es un escenario que puede afectar a más empresas del sector de la automoción en el territorio catalán, advierten desde UGT.

Situación crítica

La crítica situación de la plantilla de Continental enerva al comité de empresa.

Los representantes sindicales de los trabajadores rechazan que la inversión industrial -para convertir en digitales unas instalaciones analógicas- deba implicar despidos.

La plantilla contempla trabajar en otras divisiones o con un eventual inversor exterior que compre la fábrica.

La plantilla contempla trabajar en otras divisiones o con un inversor exterior que adquiera la fábrica. El comité reivindica que la fábrica de Rubí mantiene un contrato con BMW y un buen ritmo de trabajo.

La plantilla teme que, en el caso de que Continental no encuentre comprador para la planta de Rubí pasados seis meses, la fábrica cierre sus puertas.

Apoyo del Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Rubí se ha comprometido a trabajar por la continuidad de los puestos de trabajo de la planta de Continental en el municipio. Tras una reunión mantenida con el comité de empresa, el  Consistorio también ha ofrecido su acompañamiento a los trabajadores.

La alcaldesa, Ana María Martínez, considera que el Ayuntamiento "debe salvaguardar los puestos de trabajo ante las decisiones que pueda tomar la dirección de la empresa".

La edil tiene previsto reunirse esta semana con responsables de Continental; con el Departamento de Trabajo de la Generalitat; y con representantes del Consejo Comarcal del Vallès Occidental, ya que la amenaza de despido afecta a trabajadores de varios municipios.



Volver arriba