El Liberal

La economía catalana retrocederá más de un 7% este año, según la Cambra de Barcelona

La institución, dirigida por Joan Canadell, augura un rebote de la actividad, con una tasa cercana al 5%, a lo largo del año que viene. Aun así, Cataluña no recuperará el nivel económico previo a la crisis del Covid-19 hasta el año 2022

Una joyería barcelonesa abierta durante la fase 0 de la desescalada.
Una joyería barcelonesa abierta durante la fase 0 de la desescalada. Europa Press

La Cambra de Barcelona cifra la caída del PIB catalán entre un 7,3% y un 10%, según el informe sobre el impacto de la crisis sanitaria del Covid-19 sobre la economía catalana, dado a conocer horas atrás. El informe, que plantea dos posibles escenarios en función de la eficiencia de las políticas públicas, también arroja datos demoledores sobre la bajada de la ocupación, que oscilaría entre un 5,1 y un 7%, en el peor de los casos. Porcentajes que se mantendrían por debajo del desplome del PIB, debido a los ERTES (Expedientes de Regulación Temporal de Empleo) tramitados. 

Por lo tanto, en lo que queda de año, se pueden perder casi 200.000 puestos de trabajo en Cataluña, el 5,1% respecto al año pasado. Si se añaden los trabajadores afectados por ERTES (unos 700.000) durante un período de tres meses, la pérdida de jornadas trabajadas anual sería del 10%. Este 2020 se cerraría con una tasa de paro del 15% que seguiría creciendo hasta el 17% durante el próximo ejercicio, por encima de los niveles del año 2019 (11%).

En cuanto a ocupación, se pueden perder casi 200.000 puestos de trabajo en Cataluña, el 5,1% respecto al año pasado, sin añadir los trabajadores afectados por ERTES (unos 700.000). Este año se cerraría con una tasa de paro del 15% que seguiría creciendo hasta el 17% durante el próximo ejercicio

Joan Canadell, presidente de la Cambra de Barcelona.
Joan Canadell, presidente de la Cambra de Barcelona. Europa Press

En síntesis, la crisis por el brote del Covid-19 implicará un retroceso de un 7,3% de la economía catalana durante este 2020. A lo largo del año que viene se constatará un rebote de la actividad, con una tasa cercana al 5%, aunque no será tan fuerte como para compensar el descenso de este ejercicio. Ello significa que hasta el año 2022 no se recuperará el nivel de actividad previo a la crisis del coronavirus. Son algunas de las conclusiones más importantes del Informe Impacto de la crisis sanitaria del Covid-19 sobre la economía catalana. Escenarios de previsión 2020-2021 y el Informe de coyuntura catalana del primer trimestre de 2020, a partir de previsiones realizadas por el equipo de AQR-Lab de la Universitat de Barcelona con la colaboración de la Cambra de Comerç de Barcelona.

La economía catalana sufrirá una caída de un 7,3% durante este 2020. A lo largo del año que viene se constatará un rebote de la actividad, con una tasa cercana al 5%. Hasta el 2022 no se recuperará el nivel de actividad previo a la crisis del coronavirus

Comercio, transporte y hostelería, los más golpeados

Por sectores, el comercio, el transporte y la hostelería -que ostentan un peso en la economía del 23% del PIB- pueden caer hasta un 20% en el conjunto del año; y las actividades culturales y eventos recreativos una caída del 25%. El conjunto de los servicios sufrirá una bajada del 8,1%, la industria del 5,1% y la construcción del 6,4%. Aun así, desde la Cambra de Barcelona insisten en la incertidumbre actual para hacer previsiones, ya que inciden factores "aún en el aire", como la evolución de la epidemia durante el proceso de desescalada, la eficiencia de los tratamientos, el desarrollo futuro de una vacuna y un posible rebrote del virus el próximo otoño. 

Impacto en el tejido productivo

El número de empresas ha disminuido un 8,5% en marzo, lo que supone 22.006 empresas menos (el 87% tenían de 1 a 5 trabajadores y casi un 80% pertenecían al sector servicios). Respecto a la destrucción de ocupación, esta también ha sido muy intensa: 130.500 puestos de trabajo menos (el 4% de los que había en febrero), de los que el 21% pertenecían a la hostelería, el 20% a actividades administrativas y auxiliares, el 5% al sector de la cultura y los eventos y el 13% a la construcción. Estos sectores concentran el 60% de la destrucción de ocupación. A esta pérdida se deben sumar las 700.000 personas afectadas por ERTES, que son el 20% de los trabajadores que había en febrero. Por lo tanto, el 24% de los empleados se han visto afectados por la crisis en Cataluña, ya sea porque se han quedado sin trabajo o se han acogido a un ERTE.



Volver arriba