Durante los últimos cuatro años, la brecha salarial ha pasado del 23,4 al 23% en Cataluña, por encima de la media detectada en el conjunto de España. Las mujeres catalanas cobran, de media anual, 6.522 euros menos que los hombres, según datos del año 2017 facilitados durante la presentación de la Guía para la Igualdad Retributiva en la sede de PIMEC, en Barcelona. El encuentro ha comenzado con las intervenciones de Lluís Bahamonde, adjunto a Presidencia de PIMEC, quien ha dado paso a Mireia Mata, directora general de Igualdad del Departament de Treball, Afers Socials i Famílies de la Generalitat de Catalunya.

La diferencia retributiva por género solo ha bajado cuatro décimas en los últimos cuatro años, por lo que todavía queda mucho trabajo por hacer, según Mireia Mata. “A partir de los 35 años empieza a caer la retribución salarial femenina, si se compara con los hombres sénior en activo (50 años). Y ya sabemos que el cálculo de pensiones se realiza sobre los últimos años cotizados. Por lo tanto, un gran número de mujeres vive en precario y en el umbral de la pobreza”, ha lamentado la directora general de Igualdad del Departament de Treball, Afers Socials i Famílies de la Generalitat de Catalunya. Una brecha salarial que se aprecia en “todos los sectores de actividad” y que es imperativo “cerrar”, para evitar discriminaciones en el lugar de trabajo y en la sociedad. “Es necesario que ninguna mujer se sienta como un ciudadano de segunda categoría, para que todas las personas podamos ser libres”, ha resaltado Mata, quien ha explicado que la Guía para la Igualdad Retributiva da pistas sobre los principales responsables de esta diferencia retributiva, pero también cómo abordarla.

Ampliando información