OPINIÓN

La Cataluña del 22-D

Para derrotar al nacionalismo, aparte de poner en evidencia la perversidad de sus postulados y la letalidad de sus efectos, hay que golpearle allí donde es más vulnerable, en el campo de lo simbólico y de lo sentimental.

Ver más resultados

Volver arriba