La Diputación de Barcelona ha iniciado el reparto de una primera remesa de kits de detección rápida de la Covid-19 entre los ayuntamientos de la provincia, que han sido validados por el Hospital de Bellvitge y el Hospital Sant Joan de Déu de Martorell para garantizar su fiabilidad.

En un comunicado este miércoles, ha detallado que la técnica que utiliza el aparato también cuenta con la validación del Instituto de Salud Carlos III, y ha dicho que estos tests se destinarán a trabajadores municipales de servicios esenciales.

Se distribuirán para policía local, servicios de atención domiciliaria, brigadas de limpieza, personal funerario y protección civil, así como personal y servicio residencial Respir en el recinto Mundet de Barcelona y las unidades móviles del Servicio Local de Teleasistencia.