En plena crisis sanitaria y económica del COVID-19 el presidente Quim Torra y sus consejeros no han dudado en dar luz verde a una subida de sueldo que tendrá efectos retroactivos desde el 1 de enero. Torra cobrará 153.234 euros brutos anuales a partir de ahora, mientras que los consejeros de su Ejecutivo percibirán 115.518 euros. La subida beneficiará a otros cargos de confianza de JxCat y ERC, que verán incrementarse sus salarios anuales desde los más de 87.000 euros que cobrarán los directores generales hasta los 91.243 que percibirán los secretarios generales. Todos ellos cobrarán sueldos muy por encima de los 84.800 euros que percibirá este año el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, según ha denunciado la organización Convivencia Cívica Catalana.

La aprobación de esas subidas salariales en plena pandemia ha sido posible porque el Ejecutivo liderado por Torra las introdujo como parte de un decreto-ley de medidas urgentes para luchar contra la crisis del COVID-19. Mientras que en otros países y comunidades autónomas los gobiernos han dado ejemplo renunciando a determinados privilegios o anunciando bajadas salariales tanto de políticos como de cargos de confianza, en Cataluña se ha optado por incrementar estas partidas a costa del ciudadano, según recoge el digital Barcelona Hoy. El motivo argumentado por el Govern ha sido que el Gobierno central también dio luz verde a un subida salarial del 2% para sus miembros y otros altos cargos estatales que cobran, por lo general, la mitad de lo que perciben los mismos cargos en Cataluña.