El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha diluido su reunión con Quim Torra, presidente de la Generalitat, con una agenda de dos días repleta de citas, como visitar la sede del PSC, que arropará a Sánchez con los pesos pesados del partido, alcaldes y cargos electos de las principales instituciones; y la de Pimec, con un encuentro con Josep Sánchez, entre otros.

Torra, en cambio, se ha tomado la reunión muy en serio. La guardia de gala del presidente catalán hará acto de presencia, como si recibiera al jefe de Estado de un país extranjero. Esta cita era imprescindible para activar la mesa entre gobiernos, que fue anulada y después introducida de nuevo en la agenda por el Gobierno el mismo día en el que Torra anunció que adelantaría las elecciones.

Torra reclamará a Sánchez la figura del relator en esa mesa, un idea que el Gobierno descarta por completo. El presidente de la Generalitat exige "garantías" para hacer cumplir los acuerdos alcanzados en la mesa entre gobiernos, pese a que tanto el PSOE como ERC no creen que dé frutos a corto plazo.

Diferencias entre ERC y JxCat por el mediador

"El Govern siempre ha apostado por un diálogo sin vetos y con garantías", ha asegurado Meritxell Budó el pasado martes tras el Consejo Ejecutivo de la Generalitat. Eso sí, ha admitido que el gobierno catalán "no ha acordado el mecanismo para garantizar el cumplimiento de los acuerdos", una muestra de las diferentes estrategias que pretenden llevar a cabo JxCat y ERC.

En este sentido, ha asegurado que JxCat es la única formación que propone la figura del mediador, pero "todavía no está consensuada". ERC, por su parte, dejará que Torra sea el que decida los temas a proponer y las condiciones previas.

"No esperamos resultados"

Sánchez ha pedido a Torra una vuelta al diálogo multilateral, como el Pacto de Toledo o el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), entre otros, para debatir entre todas las Comunidades las diferentes posturas, pero ya ha habido desplantes al respecto. Pere Aragonés no acudirá a la próxima reunión del CPFF.

 Pedro Sánchez, por su parte, ni por asomo quiere tratar la figura de un mediador para la mesa de diálogo entre gobiernos. El Gobierno ha rebajado las expectativas del encuentro. "No esperamos resultados", zanjó la ministra de Hacienda y portavoz, María Jesús Montero. Las partes están "en las antípodas", ha asegurado. Torra exigirá también un calendario para la mesa entre gobiernos, una petición que a priori no está dispuesto a dar ahora Sánchez. "No necesariamente" tiene que salir acordado el calendario de la mesa, ha afirmado.