Las formaciones independentistas en el Parlament han aprobado este jueves una moción para exigir que la mesa de negociación entre los gobiernos de Cataluña y España cuente con la figura de un mediador internacional. Un acuerdo que se ha producido pocas horas después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, haya negado esta posibilidad, apelando a que los mediadores de la mesa serán los "47 millones de ciudadanos que van a ser testigos de lo que se negocie".

A pesar de la negativa y de la mano de JxCat, el Parlament ha dado luz verde a esta exigencia. "La experiencia", ha dicho la diputada posconvergente Gemma Geis, "nos obliga a ser prudentes porque tenemos una experiencia acumulada en este proceso de diálogo y negociación". Por ello, ha añadido, exigen "una mediación internacional" con el fin de que "haya garantías" en la negociación.

Geis ha asegurado también que la reunión entre Sánchez y Quim Torra "debería haberse producido hace mucho tiempo". También ha señalado que los independentistas "no se han levantado nunca" de la mesa de negociación y ha lamentado que "la represión continúe".

En la misma sesión y también a propuesta de JxCat se ha aprobado otra moción exigiendo al Parlamento europeo que rechace el suplicatorio emitido por el juez Pablo Llarena contra los eurodiputados independentistas Carles Puigdemont, Toni Comín y Clara Ponsatí. "Si hablamos de diálogo, desjudicialización y una solución política, el PSOE tiene una nueva oportunidad con este caso", ha retado Geis a los socialistas.