El Consell per la República Catalana, la entidad creada por Carles Puigdemont para recaudar fondos y actuar de forma paralela y desde el exterior a la Generalitat, prevé que el sábado 29 de febrero se den cita en Perpignan unos 50.000 independentistas. Lo harán bajo el lema La República al centre [del mon] en un acto que presentan como el retorno de Puigdemont y de los también eurodiputados Toni Comín y Clara Ponsatí a Cataluña. 

Los tres podrán desplazarse hasta Perpignan, considerada la Cataluña norte por los independentistas, tras el compromiso de Francia de no detenerles pues viajarán en condición de eurodiputados. Desde el Consell per la República, el acto se presenta como un evento de "gran trascendencia" dado que "será la primera vez" que los tres fugados de la Justicia española por el referéndum ilegal del 1-O estén "en Cataluña".  

Vista del cartel del acto independentista en Perpignan

La organización ha abierto un canal de Telegram en el que aconseja a los asistentes desde Cataluña trasladarse a Perpignan en transporte público o vehículos compartidos. "En una ciudad de 120.000 habitantes", han explicado, "una manifestación que supere las 50.000 personas generará problemas evidentes de movilidad". El evento, que servirá también para probar el poder de convocatoria que tiene Puigdemont, de cara al cartel electoral de JxCat, se celebrará en el aparcamiento del Parque de las Exposiciones de la ciudad francesa.

Por este motivo recomiendan también que se viaje hasta la ciudad francesa el día 28. Todo ello a pesar de que en portales como Booking el 99% de la planta hotelera de Perpignan, formada por unos 70 establecimientos, ya está reservado para esas fechas. Ante la posibilidad de no encontrar alojamiento, desde el canal se indica a quienes deseen asistir al acto que busquen soluciones como "dormir en casa de familiares o conocidos" o alojarse en poblaciones cercanas "que dispongan de línea de tren".