El Moviment Cívic 12 d'Octubre es la primera entidad que, en España, convoca abiertamente una manifestación en pleno estado de alarma y contra algunas de las medidas de control fijadas por el Gobierno de Pedro Sánchez para hacer frente a la pandemia del coronavirus. La protesta tendrá lugar el próximo día 7 de mayo en la Plaza Urquinaona de Barcelona y sus organizadores advierten de que se trata de un acto "no partidista" motivado porque las numerosas prohibiciones contempladas por el estado de alarma afectan a "libertades y derechos fundamentales de los ciudadanos". 

La entidad ha explicado en un comunicado que ya ha informado de su convocatoria a la Consejería de Interior, dirigida por Miquel Buch. Además, ha invitado a participar en la protesta a partidos políticos, sindicatos y otras asociaciones. Una protesta que, por otro lado, pretende ser un homenaje a todas los fallecidos por el virus en España y como consecuencia de "las muchas deficiencias demostradas por el sistema y el Gobierno". Por este motivo, los organizadores han anunciado que solo habrá una pancarta en la cabeza de la manifestación y será una bandera de España con un crespón negro. Los asistentes, eso sí, tendrán que acudir a la cita con mascarillas, guantes y comprometiéndose a mantener la distancia social recomendada por las autoridades sanitarias.

#StopConfinamientoEspaña

Esta es la primera manifestación contra el confinamiento y otras medidas en España. Pero no es, sin embargo, la única que se está preparando. Cerca de 3.000 personas forman parte ya de un grupo que está organizando diferentes movilizaciones por todo el país contra el encierro. En este caso, está previsto que las protestas se lleven también a cabo a principios de mayo bajo la etiqueta #StopConfinamientoEspaña. Aunque, de momento, poco más se conoce de las mismas, salvo que se están organizando por comunidades autónomas.

Sus organizadores tienen claro que serán protestas no violentas y totalmente alejadas de los partidos políticos. La fecha más probable para llevar a cabo esta acción será el 2 de mayo y, entre otras acciones, barajan entregar en los ayuntamientos cartas de los manifestantes explicando qué han perdido a causa del confinamiento.

En otros países

En todo el mundo, se empiezan a registrar movimientos de protesta contra las medidas adoptadas por los gobiernos para luchar contra la pandemia. EEUU es el caso más paradigmático pues allí las protestas contra el confinamiento parecen estar dominados por miembros del Partido Republicano. La defensa de las libertades y, sobre todo, el afán por evitar el descalabro económico son los principales motivos esgrimidos por sus organizadores que, en ciudades como Pittsburgh han llegado a participar con armas en las manifestaciones contra el confinamiento para defender a quienes quieran ir a trabajar.

En países como Israel, las protestas contra el confinamiento y otras medidas han venido de la mano de las comunidades ortodoxas, que llevan enfrentándose al Gobierno desde finales de marzo por este motivo en ciudades como Jerusalén.

Pero Israel es, además, un lugar al que mirar ahora si queremos saber cómo debe hacerse una manifestación en tiempos del coronavirus, debidamente protegido y guardando las distancias de seguridad, tal y como muestra la fotografía que ilustra este texto. Las imágenes registradas en la manifestación convocada en Tel Aviv contra la corrupción hace escasos días han dado la vuelta al mundo precisamente porque permiten atisbar esa "nueva normalidad" de la que tanto hablan los políticos.

https://twitter.com/MairavZ/status/1251953402151448577?ref_src=twsrc%5Etfw

Por otro lado, el coronavirus ha dado al traste con las numerosas protestas que se registraban en diferentes países por motivos diversos y contra sus gobiernos. Es el caso de Hong Kong, la India o Argelia. Y contra el silencio impuesto a estos manifestantes por las normas contra la pandemia ha alertado este jueves el director de Human Rights Watch, Kenneth Roth. En su cuenta de Twitter, Roth ha alertado sobre que esta "falta de protestas" está permitiendo a los gobiernos "reanudar sus formas autocráticas".