Tras conocerse la sentencia del procés, las inmediaciones de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña en Vía Layetana se convirtieron en el epicentro de los disturbios protagonizados por los manifestantes separatistas, cuyos enfrentamientos más graves con las fuerzas del orden se alargaron toda una semana. Ante esta situación, el Gobierno de Ada Colau llegó a pedir el traslado de la sede policial a un lugar más idóneo —de hecho, el Ayuntamiento ya había aprobado dos años antes reconvertir las instalaciones en un museo de la represión franquista—.

Por ello, resulta llamativo que ayer, en el mismo lugar, aconteciese una escena de significado diametralmente opuesto. En una acción decidida por los propios agentes —y de la que no estaba al corriente la Policía Nacional—, una veintena de coches de los Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana se apostaron frente a la Jefatura de Vía Layetana a las 20 horas para aplaudir a los agentes situados en su interior. El motivo fue homenajear al agente del Cuerpo Nacional de Policía muerto ayer por coronavirus.

A la misma hora se repitió la misma escena frente a la comisaría de la Policía Nacional en la Verneda por parte de agentes de la Guardia Urbana. Más tarde, a las 21.30, agentes de la Brigada Mòbil (Brimo) se dirigieron a la Delegación del Gobierno en Cataluña, situada en la calle Mallorca, para llevar a cabo el mismo homenaje. La razón de que los antidisturbios escogiesen este emplazamiento es que, en aquel momento, los compañeros del agente fallecido se encontraban allí de guardia.

El agente resultó herido durante los disturbios de octubre

El agente fallecido por coronavirus tenía 60 años de edad y pertenecía al Cuerpo Nacional de Policía desde 1981. En la actualidad, formaba parte de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de antidisturbios, en la que llevaba más de 20 años. Cabe destacar que el agente resultó herido durante los disturbios antes mencionados, por lo que obtuvo una condecoración este mes de marzo. Por otra parte, el funcionario, que trabajó siempre en Cataluña, había pedido el traslado a Girona y tenía previsto incorporarse a su nuevo destino este miércoles. Sin embargo, ese mismo día se confirmó su fallecimiento tras varias semanas luchando contra la enfermedad Covid-19.