El juzgado central 5 de la Audiencia Nacional y el juzgado 1 de Lérida han puesto en el foco a Triacom Audiovisual, la productora de televisión de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), partido que aún debe 1,2 millones de euros por el caso Palau.

Los Mossos y la Guardia Civil han iniciado registros en la sede de Triacom para buscar pruebas sobre la presunta financiación ilegal y blanqueo de capitales del extinto partido político, liderado por Artur Mas y Jordi Pujol durante las últimas décadas.

La investigación está centrada en el "caso 3%" y se indaga en la supuesta participación del presidente de la Diputación de Lérida, Joan Reñé, según informa El Periódico de Cataluña. Según las primeras averiguaciones, Reñé habría cobrado mordidas "como compensación por las obras que adjudicaba a las empresas corruptoras".

Un programa cultural de TV3 para pagar deudas

El presidente de la productora Triacom y que fuera gerente de TV3, Oriol Carbó, está investigado (antigua figura de imputado) en la Audiencia Nacional por desviar presuntamente 750.000 euros mediante facturas falsas pagadas por TV3 a los programas 'El gran dictat' y 'Fish & Chips'. 

Las cantidades se destinaron a pagar las deudas de CDC con una empresa que había organizado los actos electorales que se destinaron a pagar deudas de Convergència con una empresa dirigida por Joan Manuel Parra, el empresario que delató a Germá Gordó -exgerente de CDC e imputado en la causa- ante el juez.

Según las pesquisas, CDC habría utilizado a un "testaferro profesional" para llevar a cabo esta operativa. Se trata de Diego Garzón, que se encargaba con sus firmas de "generar dinero negro para el pago de comisiones ilegales" a cargos de CDC y luego del PDCat.

La esposa de Oriol Pujol y David Madí aparecen en un informe de Hacienda

La Agencia Tributaria cifra en casi tres millones de euros la cantidad sacada por Garzón de sus cuentas. A través de las empresas pantallas se emitían facturas falsas a programas que Triacom luego facturaba a TV3. Las cantidades superaron los dos millones de euros entre 2010 y 2011, según Hacienda.

Otra de las empresas aparecidas en los informes es Emocional Base, administrada por Marc Puig, secretario de Comunicación de la Generalitat con Jordi Pujol y Artur Mas. Puig habría incluso amueblado su piso a cuenta de pagos de Triacom.

Los nombres de David Madí, la mano derecha de Artur Mas durante su etapa en la Generalitat, y Ana Vidal, esposa de Oriol Pujol, aparecen en el informe de la Agencia Tributaria, que mostró "serias dudas" sobre unos cobros.