Las elecciones autonómicas vascas se adelantan al 5 de abril, según ha anunciado este lunes el lehendakari, Iñigo Urkullu, en una comparecencia de prensa extraordinaria en la sede de la Presidencia en Vitoria.

El lehendakari ha explicado que adelanta los comicios porque considera que el clima electoral "se ha instalado en Euskadi", lo que haría "muy difícil" aprobar los proyectos que se encuentran en tramitación en el Parlamento Vasco.

Urkullu ha explicado que ha tomado esta decisión en "beneficio de la sociedad vasca", a la que así le ahorra una "campaña permanente de ocho meses" si hubiera mantenido la celebración de las elecciones en otoño.

El nuevo Gobierno se constituirá antes de verano

Asimismo, ha añadido, que el nuevo Gobierno que se constituya tras el 5 de abril podrá estar en marcha antes del verano. Ello, según ha apuntado, permitirá al Ejecutivo poder aprobar las directrices económico-presupuestarias de cara al ejercicio 2021 "desde una posición de mayor certidumbre y estabilidad". "Convocar ahora las elecciones supone en la práctica ganar medio año", ha agregado.

Iñigo Urkullu ha indicado que, a partir de este momento, la sociedad vasca puede tener "la garantía y seguridad" de que el Gobierno va a seguir trabajando "con absoluta normalidad, tanto ahora como cuando se encuentre en funciones".

El lehendakari ha recordado que el Presupuesto de este año está "aprobado y en ejecución" y el cumplimiento de las iniciativas del Programa de Gobierno, así como la negociación de las transferencias pendientes "se van a seguir manteniendo con el mismo nivel de exigencia y rigor que hasta la fecha".

A preguntas de los periodistas, ha reconocido que este adelanto electoral también se ha visto motivado por la "situación general en el Estado y cómo Cataluña podría afectar al Gobierno español y, de rebote, a las demás instituciones".