Jordi Turull es el último de los políticos independentistas presos que se ha beneficiado de la aplicación del artículo 100.2 del reglamento penitenciario. Podrá salir de prisión de lunes a viernes durante 12 horas al día para trabajar en el despacho de abogados Badia de Terrassa.

A las 8.00 horas, el exconsejero de la Generalitat ha salido de la cárcel de Lledoners para dirigirse a su nuevo puesto de trabajo. A las afueras de los muros le esperaban su mujer y su hija, que le han recogido.

"Hoy, después de tantos días entre rejas de tantas cárceles, empiezo a salir a trabajar", ha publicado en su perfil de la red social Twitter, aunque afirma que "ni por asomo" es "libertad".

"Salgo cargado de infinita gratitud hacia tantas personas y con las convicciones y el compromiso político intacto", ha indicado.