La Plataforma per la Llengua, entidad pancatalanista que admitió haber espiado a menores en los patios de los colegios catalanes, ha recibido desde el año 2013 más de 4 millones de euros en subvenciones por parte de la Generalitat. Solo durante 2019, el Govern de Quim Torra entregó a la asociación presidida por Óscar Escuder 535.000 euros en forma de ayudas públicas. La entidad reconoció ante el Registro de Transparencia de la UE que, en el ejercicio de 2018, su presupuesto ascendía a 1.533.140 euros, de los cuales 733.246 euros correspondían a "financiación pública".

Bajo los gobiernos de los convergentes Artur Mas, Carles Puigdemont y Quim Torra, la cifra total de subvenciones recibidas por la Plataforma per la Llengua ha alcanzado los 4.255.000 euros. En los periodos 2013-2015 y 2016-2018 las ayudas se otorgaron agrupadas por periodos de tres años, alcanzando los 3.920.000 euros. Cada uno de esos años, la entidad que pretende imponer el catalán como única lengua de los ciudadanos de Cataluña, Baleares y Valencia recibió 653.333 euros de ayudas públicas del Govern.

Carles Puigdemont.

No son las únicas subvenciones que percibe la Plataforma per la Llengua de Óscar Escuder para llevar a cabo, por ejemplo, campañas de acoso contra los comerciantes que no quieren rotular en catalán o los restaurantes que ofrecen sus cartas en otras lenguas que no sean la de Cataluña. Ayuntamientos como el de Arenys de Mar o el de Canet de Mar contribuyen habitualmente a engrosar las arcas de la entidad pancatalanista, aunque con cantidades poco significativas. Más altas son las contribuciones que hace la Diputació de Barcelona, ahora presidida por el PSC, con el apoyo de JxCat. Desde 2014, este organismo otorga ayudas a la plataforma que alcanzan anualmente los 170.000 euros.

El pancatalanismo en la UE

La Plataforma per la Llengua, por otro lado, está inscrita en el Registro de Transparencia de la UE desde 2016. En su última declaración en este organismo, aseguró contar con un presupuesto para 2018 de algo más de 1,5 millones de euros, de los cuales 733.000 euros correspondían a "financiación pública". Como persona representante de la plataforma ante la UE, figura Margarida Payola, que fue asistente del eurodiputado convergente Ramón Tremosa. 

Plataforma per la llengua

La entidad se presenta ante la UE como "la mayor ONG lingüística" de Europa y asegura contar con "más de 19.000 socios". Entre otros objetivos dentro de la unión, plantea el de "supervisar toda la legislación" europea que pueda afectar "al estatus legal del catalán dentro del Estado español" además de promover que esta lengua sea reconocida como oficial. Lo cierto es que a día de hoy no lo es. Sin embargo, la UE la considera "lengua de comunicación" y, por ello, cualquier ciudadano puede dirigirse en catalán "por escrito" a la Comisión Europea, al Parlamento Europeo, al Consejo, al Defensor del Pueblo Europeo o al Comité de las Regiones.

La Plataforma per la Llengua, por otro lado, cuenta con una filial en Bélgica, según ha publicado El Confidencial. Filial que, bajo el nombre Plataforma per la Llengua-Europa ASBL se registró en 2018, pocos meses después de que Carles Puigdemont creara en el mismo país la asociación CATGlobal. En el mismo periodo, la entidad también pancatalanista Òmnium Cultural se sumó a Puigdemont y la plataforma, registrando también en Bélgica la asociación Òmnium CRE