En un nuevo intento de desligarse del Gobierno central y dibujar un perfil propio frente a la crisis del coronavirus, la Generalitat ha aprobado sus propias medidas de protección para los que regresen al trabajo mañana en Cataluña tras el fin del confinamiento total. Sin embargo, sus recomendaciones apenas difieren de las que el Ministerio de Sanidad ha brindado a estos trabajadores —principalmente del sector de la construcción o la industria—, siendo en ocasiones prácticamente idénticas.

Por una parte, el Ministerio de Sanidad —que ha desplegado un operativo para repartir a partir de hoy más de 10 millones de mascarillas en estaciones de metro o paradas de autobuses— recomienda en una guía de actuación medidas de protección como mantener una distancia de dos metros con otros trabajadores y, de no ser posible, portar mascarilla. También se aconseja lavar la ropa que se haya usado en el puesto de trabajo a 60 o 90 grados al llegar a casa. Por su parte, la empresas deberán facilitar las entradas y salidas escalonadas para evitar aglomeraciones.

De igual manera, se insta a extremar precauciones como lavarse las manos con frecuencia, cubrirse al toser o estornudar y mantener la higiene del entorno laboral con una buena ventilación. Por último, debe priorizarse el transporte individual y, si se experimentan síntomas o se está en contacto con un positivo, no regresar al puesto de trabajo.

La Generalitat pide a los trabajadores mantener una separación de 1,5 metros en lugar de dos

Por su parte, la Generalitat aprobó ayer en una reunión extraordinaria una serie de recomendaciones que no presentan casi diferencias con las ya mencionadas. Así, por lo que respecta a las empresas, el Govern insta a impulsar el teletrabajo, flexibilizar horarios, proteger a los trabajadores con mascarillas y asegurarse de que estos mantienen las distancias.

Por lo que respecta a los trabajadores, incorporan la novedad de que se tomen la temperatura dos veces al día: “No se podrá ir a trabajar con fiebre. Es importante que se tome la temperatura efectuada por el propio trabajador dos veces al día, y si esta aumenta, avisar al sistema sanitario”, especifica el Govern. Otra leve diferencia es que, mientras que Sanidad recomendaba guardar dos metros de distancia entre trabajadores, la Generalitat limita esta separación a 1,5 metros.

Por último, y ya fuera del ámbito laboral, el gobierno catalán instará al Estado —dado que cae fuera de sus competencias— a estudiar una propuesta de “salida regulada” para los menores “limitada en tiempo y distancia cerca del domicilio”. También se propone incrementar la actividad de los equipos de atención a la infancia y adolescencia en situaciones de riesgos y falta de necesidades básicas, así como de violencia.