La Consejería de Justicia de la Generalitat, gestionada por ERC, obliga a las entidades religiosas con las que firma convenios económicos a fomentar el uso del catalán. Así se puede comprobar en la documentación de, al menos, tres de estos acuerdos, firmados con la Unión de Comunidades Islámicas de Cataluña, la Asociación de Amigos del Grupo de Trabajo Estable de Religiones y el Consejo Evangélico de Cataluña.

Los tres convenios conllevan el pago, por parte de la Generalitat, de subvenciones de 10.000 euros cada uno y fueron firmados el año pasado entre el departamento que dirige la republicana Ester Capella y los representantes de estas entidades.

Islam en catalán

En el caso del acuerdo alcanzado con la Unión de Comunidades Islámicas, el convenio tiene como finalidad "fomentar la coordinación de las comunidades islámicas de Cataluña y garantizar el ejercicio de los derechos de libertad religiosa". Este convenio contiene dos puntos relativos al uso del catalán. En el primero, se explica que tanto la Generalitat como la Unión de Comunidades Islámicas consideran que "es importante trabajar conjuntamente" con el objetivo de "fomentar el conocimiento y el uso de la lengua catalana por parte de las comunidades islámicas".

Logotipo de la Unión de Comunidades Islámicas de Cataluña.

En el segundo punto, y ya en forma de "compromiso", la Unión de Comunidades Islámicas tendrá que "fomentar el conocimiento y el uso de la lengua catalana por parte de los responsables de las comunidades federadas". Además, tendrá que "difundir la información de la federación, también en catalán, a través de la web y de los otros canales habituales".

El convenio firmado con el Grupo de Trabajo Estable de Religiones, la subvención de 10.000 se entrega para financiar "actuaciones de garantía del derecho a la libertad religiosa y el fomento del diálogo interreligioso". El grupo promueve "la paz y la armonía entre las religiones". Y, para poder cobrar la subvención, deberá hacerlo fomentando "el conocimiento y el uso de la lengua catalana, la adaptación a la administración electrónica y los planes y actuaciones del Govern de la Generalitat entre las comunidades religiosas de Cataluña". Los tres puntos se definen en el acuerdo como "herramienta clave para la cohesión social y la participación en la cultura pública común".

Voluntariado por la lengua

Este convenio contiene compromisos llamativos, como el de la Generalitat para "dar apoyo institucional a la organización de actuaciones vinculadas al Programa de Voluntariado por la Lengua en el ámbito de la diversidad religiosa entre las confesiones religiosas de Cataluña". El grupo, por su parte, se compromete a organizar esas actuaciones del Programa de Voluntariado por la Lengua.

El tercer y último convenio fue firmado entre el departamento que dirige Capella y el Consejo Evangélico de Cataluña con el fin de "fomentar la coordinación de las iglesias evangélicas" y "garantizar el ejercicio de los derechos de libertad religiosa". En este caso, la Generalitat y el consejo consideran "importante" el fomento del "uso y conocimiento de la lengua catalana por parte de las comunidades protestantes establecidas en Cataluña". Y, para cobrar la subvención, el Consejo Evangélico deberá "fomentar el conocimiento y el uso de la lengua catalana por parte de los responsables de las comunidades federadas", entre otras obligaciones.