El nuevo alcalde de Badalona, el popular Xavier García Albiol, ha llegado pisando fuerte. Su primera intervención de calado ha sido ordenar el desalojo de los okupas que se habían instalado en las antiguas dependencias de los Bomberos del barrio de Sant Roc. Un desalojo llevado a cabo por la Guardia Urbana en la tarde del jueves y tras el cual el primer edil ha lanzado una advertencia: "Actuaremos con contundencia frente a los que creen problemas y conflictos de convivencia con el resto del vecindario".

El edil, que accedió al cargo el pasado martes tras la imposibilidad de que el PSC y Guanyem Badalona alcanzaran un acuerdo para retener la Alcaldía, ha exigido a los okupas de la ciudad que "tengan muy claro" que el Consistorio estará "al lado de los vecinos, que merecen vivir con dignidad y con seguridad".

Ayudas por la crisis del COVID-19

García Albiol ha señalado en su cuenta de Twitter que acabar con las ocupaciones ilegales en la ciudad será uno de los objetivos de su Gobierno durante "los próximos años". Un Gobierno que, sin embargo, también trabajará para "ayudar" a aquellos residentes en Badalona que, por motivo de la crisis del COVID-19, hayan perdido sus viviendas. "Les ayudaremos a que puedan encontrar un espacio en el que vivir dignamente", ha dicho García Albiol que ha insistido en que se actuará de forma contundente contra "aquellos que causen problemas de convivencia al resto de los vecinos".