El presidente del grupo de ERC en el Parlament, Sergi Sabrià, ha acusado al Gobierno de Pedro Sánchez y al PSOE de "incumplimiento flagrante" del acuerdo alcanzado entre los republicanos y los socialistas para, a cambio de su abstención en la investidura, crear una mesa de negociación entre España y Cataluña. Lo ha hecho tras conocerse que el Gobierno de Sánchez ha aplazado sine die la formación de esta mesa por la convocatoria electoral anunciada ayer por Quim Torra.

Sabrià ha calificado la decisión de "irresponsabilidad absoluta". "No tenemos tiempo que perder", ha dicho el republicano en su cuenta de Twitter, "quedan muchos meses para las elecciones y es urgente abrir la vía política". Por ello, ha reclamado que Sánchez y Torra fijen, en su reunión del próximo día 6 en Barcelona, "una fecha inminente" para la puesta en marcha de la "mesa entre gobiernos".

Si bien esta mañana las palabras de la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, dejaban entrever la posibilidad de que Sánchez anulara su reunión con Torra, poco después la Secretaría de Estado de Comunicación ha emitido un comunicado confirmando que el encuentro se celebrará. En la misma nota, el Gobierno mantiene su intención de formar la mesa acordada con ERC pero la aplaza hasta que se celebren los comicios autonómicos, cuya fecha aún se desconoce y que podrían no tener lugar hasta el mes de octubre. "Cuanto antes se celebren las elecciones y haya un nuevo Govern", se indica en la nota, "antes iniciaremos el diálogo". 

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, en el Parlament.

El secretario general del PSC, Miquel Iceta, ha indicado, por su parte y en declaraciones a la Cadena Ser, que no cree que la mesa de diálogo entre gobiernos tenga mucho recorrido, tras la decisión de Torra de convocar elecciones. "Torra introdujo un factor de provisionalidad", ha dicho Iceta, "y muchos pensamos que el diálogo debe establecerse entre dos gobiernos que inicien su andadura, no que estén acabándola". De cualquier manera, Iceta, que ha reclamado a Torra que convoque ya las elecciones, ha dejado la decisión en manos de los dos presidentes.