Siete 'embajaditas' catalanas, dependientes de la Consejería de Exteriores de la Generalitat, en manos del republicano Alfred Bosch, han gastado un total de 214.634,98 euros en contratos menores, sin licitación, durante el pasado año. Se trata de adjudicaciones inferiores a los 18.000 euros por servicios y a los  50.000 para obras. 

Según los datos públicos recogidos por El Liberal, la delegación en los Países Nórdicos ha sido la más activa en este tipo de contratos, con un montante de 54.135,96 euros. Un tercio de esta cantidad, 18.590,96 euros, se destinó al pago del alquiler, mientras que otros 13.125 fueron para servicios de consultoría, junto con 12.500 euros se destinaron a gestoría y abogados. También hay un apunte de 9.920 euros para otros servicios de consultoría. Esta delegación no destinó ni un solo euro a la celebración del 11-S.

Europa Central se gastó un total de 41.950,12 euros en este tipo de contratos. Para el montaje del mobilario de la nueva sede se destinaron 13.474,83 euros, otros 16.800 euros para la limpieza de las instalaciones y otros 11.675,29 euros para la iluminación, adjudicada a la empresa barcelonesa Instaldeco.

La sede en la UE, la tercera que más gasta en estos contratos

La delegación ante la UE realizó un gasto total de 33.716,38 euros, de los que 6.510,15 euros fueron a pagar el catéring, el servicio de cámaras y alquiler de material para el 11-S. Para renovar el equipo de vídeo y la sala de actos del Espacio Catalunya Europa se pagó 18.066,51, mientras que 9.139,72 por un curso de formación de un solo día en el Centro de Estudios para la Política y Diplomacia para actualizar competencias y mejorar la capacidad técnica y de actuación estratégica del equipo ante la UE. Una formación realizada en inglés.

Por otro lado, la sede de la Generalitat en Reino Unido gastó en estas partidas un total de 27.093,4 euros. Más de la mitad, 14.232,6 euros, fueron a la preparación y acto de recepción institucional con motivo del 11-S. Para asesoría legal y gestoría abonó 6.028 euros, mientras que destinó 6.832,8 euros para demoler una pared y realizar la instalación eléctrica de los despachos.

En Alemania se gastó 6.556,9 euros para el cátering de la festividad autonómica de Cataluña, aunque no ha incluido sendas partidas de 300 euros para "refrigeri castellers actuació" y el fotógrafo barcelonés y residente en Berlín Carlos Collado, según la respuesta oficial de la Generalitat a Ciudadanos.

Participación en eventos exclusivos

La sede de Italia ha abonado 35.868 euros, 18.300 de los cuales fueron para el asesoramiento en la elaboración de análisis y actualización política; para la participación en eventos exclusivos de Utopia e Inteligencia político-institucional.

Otros 15.314,22 se gastó la embajadita de EEUU. 9.036,56 se destinaron para el asesoramiento contable y fiscal a nivel estatal y 6277,66 euros para la "gestión de diversos temas de visados".