El diputado de ERC Ferran Civit ha exhibido en el pleno del Parlament dos defensas reglamentarias de los Mossos d'Esquadra pese a estar terminantemente prohibido.

Durante su intervención en el pleno del pasado miércoles, Civit portaba una de las urnas utilizadas y una bolsa de plástico, de donde sacó las dos porras que mostró ante el Parlament. "Fue el día de violencia más importante de la historia contemporánea de Cataluña. Las porras contra las urnas; la violencia contra el voto", criticaba mientras levantaba las manos sosteniendo en cada una de ellas las defensas reglamentarias, que guardó antes de terminar su discurso.

Las dos porras reglamentarias mostradas por Civit

Roger Torrent, presidente del Parlament, comparó este incidente con otras situaciones en el que los diputados exhibieron fotografías o libros, que no están prohibidos por el reglamento. "No está prohibido cualquier tipo de material en el atril", dijo Torrent ante las quejas de Carlos Carrizosa, presidente de Ciudadanos, que ha denunciado este acto ante la Mesa, según el escrito al que ha tenido acceso El Liberal, que ha pedido a la Consejería de Interior, dirigida por Miquel Buch, depurar las responsabilidades.

Según estipula el reglamento de la Cámara catalana, la entrada de armas, sean o no reglamentarias, están vetadas. Los Mossos d'Esquadra deben dejarlas en consigna antes de poder acceder al interior de la Cámara catalana.

La formación 'naranja' ha apelado a la normativa sobre el Reglamento de Armas, que especifica que la publicidad y tenencia de defensas eléctricas, de goma, tonfas o similares, salvo por los funcionarios especialmente habilitados, está prohibida.

Infracción grave

También ha argumentado que se trata de una "infracción grave" el portar y exhibir armas prohibidas, así como hacerlo de modo negligente, temerario o intimidatorio, o fuera de los lugares habilitados para su uso, aún cuando en este último caso se tuviera licencia y siempre que dichas conductas no constituyan infracción penal.

Para Ciudadanos, Civit tampoco no mostró una actitud ejemplar, tal y como rige el reglamento, y considera que este tipo de infracciones administrativas "desde el Parlamento no es la mejor actitud ejemplar ante el conjunto de la ciudadanía a la que se debe representar".

Por todo ello, ha pedido a la Mesa de la institución, presidida por Roger Torrent, que de autorización a la Consejería de Miquel Buch para investigar el asunto, al tiempo que ha pedido dar las instrucciones necesarias para que ningún otro diputado "vuelva a transgredir tanto las normas de seguridad internas".

"Ni el hemiciclo del Parlamento de Cataluña ni el Parlamento en su conjunto son lugares públicos exentos del cumplimiento de las Leyes ni tampoco sus miembros son superiores a los restantes ciudadanos hasta el punto de que no vengan obligadas a cumplir con las mencionadas Leyes", se ha señalado el escrito.