La formación antisistema e independentista radical CUP celebrará hoy el 41 aniversario de la proclamación de la Constitución rompiendo ejemplares de la misma en diferentes puntos de Cataluña. Bajo las etiquetas #TrenquemLa (rompámosla) y #JoTambéLaTrenco (yo también la rompo), los cupaires están invitados a diferentes actos en los que algunos radicales apuestan también por la quema de este documento.

En su perfil de Twitter, la CUP califica la Transición de "supuestamente modélica" y asegura que la Constitución solo ha servido para "negar los derechos de los pueblos", "negar los derechos básicos sociales como la vivienda y el trabajo digno" y presentar al Ejército como "garante de la unidad". En otro tuit, afirma que la Carta Magna "niega la memoria y apuntala la injusticia". Y, en uno más, tiene un recuerdo para las víctimas del atentado de Atocha.

El portavoz de la CUP en el Parlament, Carles Riera, es uno de los participantes en la campaña cupaire. Riera, en un vídeo publicado en sus redes sociales, define la Constitución como "monárquica" y asegura que la misma niega a los independentistas "el derecho a la autodeterminación". Riera asegura también que la Constitución "impone el Ejército por encima del resto de las instituciones para garantizar la unidad territorial" de España. El diputado invita a romper la Constitución porque, además, "impone la economía de mercado" y "prioriza el pago de la deuda por encima de los servicios públicos".

 

Otra de las participantes en la campaña es la concejal de la CUP en el Ayuntamiento de Tarragona, Laia Estrada, que, en otro vídeo publicado en su perfil de Twitter, invita a romper la Constitución porque, entre otras cosas, "legitima la herencia de la dictadura franquista".