La alcaldesa de Vic y diputada de JxCat en el Parlament, Anna Erra, ha emplazado a los catalanes "autóctonos" a no cambiar la lengua cuando sean interpelados por un interlocutor que "parezca extranjero o simplemente no hable catalán".

Tras poner en valor la lengua catalana como herramienta integradora, ha pedido que se garantice su aprendizaje y se refuercen sus funciones de cohesión social y generadora de oportunidades, para acto seguido decir: "Una de las costumbres y un gran defecto de los catalanohablantes es el de cambiar la lengua". Una declaración que ha hecho levantar la mirada a numerosos diputados y consejeros.

Caras de perplejidad

"Es decir, pasarse directamente al castellano cuando el interlocutor que tienen delante parece que es extranjero o simplemente no habla catalán", ha añadido. A su juicio, "esta confusión perjudica enormemente nuestra lengua". "Piensan que hablar en castellano es un acto de respeto y no es así", ha sostenido.

Erra ha continuado sus argumentaciones para defender que los catalanes no deben cambiar la lengua. "Evitan que quienes quieren aprenderlo no pueden hacerlo", ha dicho. "Hemos de concienciar a los catalanes autóctonos que digan a quien haya nacido fuera que se debe hablar y aprender el catalán para poner fin a esta costumbre", ha afirmado.

Sus polémicas declaraciones durante su interpelación a la consejera de Cultura, Mariàngela Vilallonga, han provocado el estupor y caras de perplejidad no solo en las bancadas de Ciudadanos y Partido Popular, sino también entre los consejeros de la Generalitat.

Ante el revuelo formado por sus declaraciones, el presidente de la Cámara, Roger Torrent, ha tenido que pedir reiteradamente "silencio" a los diputados. 

La consejera de Cultura ha respaldado las campañas favorables al uso de la lengua catalana, incluida la campaña 'No cambies la lengua', promocionada desde septiembre del pasado 2019. El objetivo de esta medida es precisamente mantener la lengua incluso si el interlocutor desconoce el catalán. La campaña está promovida por personas no nacidas en Cataluña y que no tienen el catalán como lengua materna.

Las críticas a estas declaraciones no se han hecho esperar. La diputada Sonia Sierra las ha puesto de manifiesto en un tuit.

Una alcaldesa envuelta en la polémica

No es la primera polémica en la que se ve envuelta la alcaldesa de Vic. En septiembre del pasado año, el TSJC daba carpetazo al asunto del mensaje emitido desde la plaza del pueblo barcelonés.

"No normalicemos la situación de excepcionalidad y urgencia nacional. Recordemos cada día que hay presos políticos y exiliados. No nos desviemos de nuestro camino: la independencia de Cataluña", señalaba la voz difundida. Los hechos fueron denunciados por un vecino, pero inadmitidos a trámite por la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.